IMPROCEDENCIA   DE   LA   REVOCATORIA   DEL   AUTO   DE   ARCHIVO   DE LA INDAGACION PRELIMINAR EN LA LEY 836 DE JULIO 16 DE 2003 IMPROCEDENCIA DE LA REVOCATORIA DEL AUTO DE ARCHIVO DE LA INDAGACION PRELIMINAR EN LA LEY 836 DE JULIO 16 DE 2003
El   reglamento   del   Régimen   Disciplinario   para   las   Fuerzas   Militares   consagrado   en   la   Ley   836   de   julio   16   de   2003,   contempla   en   sus   artículos   171   y   172,   la terminación   de   la   indagación   preliminar   y   la   revocación   del   auto   que   ordenó   el   archivo   de   las   diligencias   de   la   indagación   preliminar,   teniendo   como fundamento los siguientes ingredientes normativos: “Artículo   171.   Terminación   de   la   indagación   preliminar.   La   indagación   preliminar   se   dará   por   terminada   con   el   auto   que   ordena   la   investigación   respectiva o   el   archivo   del   expediente,   providencias   que   serán   dictadas   solamente   por   el   superior   competente   con   atribuciones   disciplinarias,   y   contra   las   cuales   no procede recurso alguno.” “Artículo   172.   Revocación   del   auto   que   ordenó   el   archivo   de   las   diligencias   en   la   indagación   preliminar.   El   auto   que   ordena   el   archivo   de   las   diligencias   en la   indagación   preliminar   podrá   ser   revocado,   siempre   que   aparezcan   nuevas   pruebas   que   desvirtúen   los   fundamentos   que   sirvieron   de   base   para proferirlo. La revocatoria puede hacerse por quien profirió el auto de archivo o por el superior con atribuciones disciplinarias.” Dentro   del   precepto   que   establece   la   terminación   de   la   etapa   de   indagación   preliminar   se   dispone   que   la   misma   sea   concluida   mediante   auto   de   apertura de   investigación   disciplinaria   o   con   auto   de   archivo   del   expediente,   sin   que   para   este   último   se   indique   la   clase   de   decisión   que   constituye,   es   decir,   si   el archivo   es   provisional   o   definitivo;   sin   embargo,   de   la   lectura   sistemática   del   artículo   141,   170,   182   y   183   de   la   Ley   836   de   julio   16   de   2003,   se   colige   que debe ser el archivo definitivo y no el provisional, como es lo que se concluye con la posibilidad de su revocación consagrada en el artículo 172 ídem. Veamos el contenido del texto legal de las disposiciones mencionadas: Artículo 141. “Apelación. (…). El recurso de apelación procede también frente al auto de archivo definitivo. (…)”. (subrayado y negrillas mías). Artículo   170.   “Duración   y   límites.   La   indagación   preliminar   no   podrá   prolongarse   por   un   término   mayor   de   seis   (6)   meses   y   no   podrá   extenderse   a   hechos distintos de aquellos que fueron objeto de queja o iniciación oficiosa, y los que le sean conexos.” (subrayado y negrillas mías). Artículo 182. “Estudio y evaluación de la investigación. (…). Si   no   hubiere   pruebas   que   practicar,   o   practicadas   las   ordenadas   en   la   ampliación,   mediante   auto   de   sustanciación,   el   superior   con   atribuciones   para sancionar   declarará   cerrada   la   investigación   y   procederá   a   su   evaluación,   que   podrá   concluir   en:   formulación   de   cargos   o   archivo   definitivo.   (…)”.   (subrayado y negrillas mías). Artículo   183.   “Archivo   definitivo.   Cuando   no   existiere   mérito   para   la   formulación   de   cargos   o   cuando   se   demuestre   que   la   conducta   no   existió,   que   no   es constitutiva   de   falta   disciplinaria   o   que   la   acción   no   podía   iniciarse   o   proseguirse   por   prescripción   o   muerte   del   inculpado   cuando   se   trate   de   uno   solo,   o cuando   se   presente   alguna   de   las   causales   de   exclusión   de   responsabilidad   previstas   en   este   reglamento,   el   superior   competente   dictará   auto   de   archivo definitivo debidamente motivado. Contra este auto no procede recurso alguno. (…)”.(subrayado y negrillas mías). Si   el   artículo   170   ibídem,   señala   que   la   duración   de   la   etapa   de   indagación   preliminar   no   podrá   prolongarse   por   un   término   mayor   de   seis   (6)   meses,   es claro   que   luego   que   se   defina   su   valoración   probatoria   con   decisión   de   archivo,   no   puede   prolongarse   indefinidamente   en   el   tiempo,   esperando   que aparezcan   nuevas   pruebas   para   su   reapertura,   (mediante   la   revocatoria   de   una   providencia   que   ha   adquirido   fuerza   de   ejecutoria),   pues   el   implicado estaría   sub   judice   en   calidad   de   sujeto   procesal   dentro   de   una   indagación   preliminar   que   no   encuentra   definición,   pues   su   archivo   no   ha   logrado   adquirir la seguridad y certeza con que se revisten las providencias ejecutoriadas. Así   mismo,   si   deducimos   que   el   expediente   preliminar   se   encuentra   por   fuera   de   la   actividad   probatoria   del   Operador   Disciplinario,   por   contener   un   auto de   archivo,   ¿de   qué   manera   se   entendería   que   podrían   aparecer   nuevas   pruebas?,   ¿sería   por   intermedio   de   pruebas   sumarias   o   extraproceso?,   ¿con   qué fundamentos   jurídicos   se   incorporarían   a   dichas   diligencias   para   su   nueva   valoración?,   ¿Cuánto   tiempo   se   esperaría   para   que   surgieran   las   pruebas sobrevinientes?… Ahora   bien,   si   entendemos   que   la   revocación   de   la   decisión   de   archivo   de   la   indagación   preliminar   solamente   opera   por   prueba   sobreviniente,   ¿cómo   es que puede aparecer dicha prueba en manos de un superior con atribuciones disciplinarias?… No   se   entiende   cómo   es   que   el   legislador   contrariando   claros   y   reiterados   pronunciamientos   que   sobre   el   tema   ha   proferido   la   Honorable   Corte Constitucional,   ha   consagrado   una   disposición   como   la   señalada   en   el   artículo   172   Ejúsdem,   cuando   permite   que   luego   de   que   aparezcan   nuevas   pruebas que   desvirtúen   los   fundamentos   que   sirvieron   de   base   para   archivar   la   indagación   preliminar,   se   pueda   revocar   dicha   decisión,   dejando   de   lado   los principios   de   la   cosa   juzgada   o   ejecutoriedad,   consagrados   en   los   artículos   29   de   la   Constitución   Política   y   11   de   la   Ley   734   de   febrero   6   de   2002, respectivamente. Por   considerarlo   fundamental   al   tema   planteado,   se   hace   necesario   traer   a   colación   la   parte   pertinente   de   la   Sentencia   C-181   de   marzo   12   de   2002,   con ponencia   del   Magistrado   Marco   Gerardo   Monroy   Cabra,   cuando   sobre   la   demanda   de   inconstitucionalidad   del   “archivo   provisional”   consagrado   en   el artículo 146 de la Ley 200 de julio 28 de 1995, dijo: “(…). ii) Necesidad de los términos procesales como protección a las garantías del debido proceso De   conformidad   con   el   artículo   29   de   la   Constitución   Política,   el   derecho   al   debido   proceso   involucra   un   conjunto   de   garantías   que   deben   ser   respetadas por   el   legislador.   Dentro   de   dichas   garantías   se   encuentra   el   derecho   a   recibir   una   pronta   y   oportuna   decisión   por   parte   de   las   autoridades   –no   sólo   las jurisdiccionales sino las administrativas-, lo que se traduce en el derecho a ser juzgado en un proceso sin dilaciones injustificadas. En   términos   generales,   la   Corte   ha   considerado   que   las   garantías   del   debido   proceso   y   del   derecho   de   defensa   se   vulneran   si   los   jueces   omiten   cumplir   su deber   de   respetar   los   términos   procesales   fijados   por   la   ley   y   el   reglamento[1].   De   allí,   la   jurisprudencia   sostiene   que   “la   oportuna   observancia   de   los términos   judiciales,   en   cuanto   garantiza   la   celeridad,   la   eficacia   y   la   eficiencia   de   la   administración   de   justicia,   y   hace   operante   y   materializa   el   acceso   a   la justicia, al hacer efectivo el derecho a obtener la pronta resolución judicial, se integra al núcleo esencial del derecho al debido proceso.”[2] Más   allá   de   las   consideraciones   sobre   el   incumplimiento   de   los   términos   procesales,   la   jurisprudencia   constitucional   ha   subrayado   la   importancia   que tiene,   para   la   conservación   de   las   garantías   superiores,   el   señalamiento   de   etapas   claras   y   precisas   dentro   de   las   cuales   se   desarrollen   los   procesos.   Este cometido,   a   los   ojos   de   la   doctrina   constitucional,   es   requisito   mínimo   para   una   adecuada   administración   de   justicia   (arts.   228   y   229   C.P.)   y   elemento necesario para preservar la seguridad jurídica de los asociados. Sobre este particular la Corte indicó: “El   proceso   es   una   institución   de   satisfacción   de   pretensiones   esencialmente   dinámica;   en   tal   virtud,   el   proceso   se   proyecta   y   desenvuelve   en   el   tiempo,   a través   de   la   sucesión   de   una   serie   de   actos   o   de   etapas   dirigidas   a   una   finalidad,   cual   es   la   constatación   de   una   situación   jurídica   en   un   caso   concreto mediante   una   sentencia.   El   proceso   se   encuentra   regido,   entre   otros,   por   los   principios   de   celeridad   y   eficacia   los   cuales   buscan   que   los   trámites procesales   se   desarrollen   con   sujeción   a   los   precisos   términos   señalados   en   la   ley   procesal   y   que   el   proceso   concluya   dentro   del   menor   término   posible   y logre su finalidad, a través del pronunciamiento de la correspondiente sentencia. “El   impulso   de   la   actuación   procesal   esta   diseñada   en   relación   con   el   tiempo,   que   es   factor   esencial   para   su   celeridad   y   eficacia,   entendida   esta   última   en función del logro del objetivo del proceso. “En   función   del   tiempo   no   sólo   se   crean   y   modifican   los   derechos   procesales   concretos,   sino   que   también   se   los   extingue,   por   lo   cual   se   hace   necesario que   la   ley   procesal   establezca   unos   plazos   o   términos,   con   el   fin   de   que   el   proceso   se   realice   dentro   de   una   secuencia   lógica   ordenada   y   con   la oportunidad   y   celeridad   que   de   conformidad   con   los   artículos   29   y   228   de   la   Constitución   Política   demanda   el   ejercicio   de   la   función   de   administrar justicia.   Aunque   es   de   anotar,   que   los   principios   de   eficacia   y   celeridad   que   informan   el   proceso   judicial   y   que   se   infieren   de   los   preceptos   aludidos, igualmente   tienen   su   fundamento   en   el   artículo   209   de   la   Carta   Política,   pues   los   postulados   rectores   de   la   función   administrativa   también   tienen operancia en el desarrollo de la función jurisdiccional, como manifestaciones que son del poder del Estado. “(…).   La   consagración   de   los   términos   judiciales   por   el   legislador   y   la   perentoria   exigencia   de   su   cumplimiento,   tienen   intima   relación   con   el   núcleo   esencial del   derecho   al   acceso   a   la   justicia   y   al   debido   proceso,   pues   la   indeterminación   de   los   términos   para   adelantar   las   actuaciones   procesales   o   el incumplimiento   de   éstos   por   las   autoridades   judiciales,   puede   configurar   una   denegación   de   justicia   o   una   dilación   indebida   e   injustificada   del   proceso, ambas proscritas por el Constituyente.” (Sentencia C-416 de 1994) Es   claro   de   lo   dicho   que   la   consagración   de   etapas   dentro   del   proceso,   delimitadas   por   términos   procesales,   así   como   el   cumplimiento   de   los   mismos   por parte   de   la   autoridad   encargada   de   administrarlos,   constituyen   la   base   procedimental   fundamental   para   la   efectividad   del   derecho   al   debido   proceso   y para   el   recto   funcionamiento   de   la   administración   de   justicia.   Lo   anterior   encuentra   sustento   evidente   en   la   necesidad   de   cumplir   con   los   principios   de celeridad,   igualdad,   eficacia,   economía   e   imparcialidad,   consagrados   en   el   artículo   209   de   la   Constitución   Política   como   principios   rectores   de   la administración pública. Ahora   bien,   el   acatamiento   de   las   garantías   intrínsecas   al   debido   proceso   tiene   dos   implicaciones   en   el   campo   concreto   de   los   términos   procesales,   ya   que éstos   deben   ser   respetuosos   del   debido   proceso,   pero,   además,   la   jerarquía   constitucional   del   debido   proceso   impone   al   legislador   la   obligación   de establecer términos procesales[3]. De   acuerdo   con   la   primera   consideración,   para   que   los   términos   que   han   sido   efectivamente   fijados   por   la   ley   o   el   reglamento   sean   prerrogativas   reales   de acción,   es   necesario   que   las   etapas   del   procedimiento   se   encuentren   razonablemente   diseñadas,   de   modo   que   ofrezcan   a   sus   titulares   oportunidades ciertas   para   el   ejercicio   del   derecho   de   defensa.   Un   término   desproporcionado   en   el   tiempo   podría   hacer   nugatorio   el   derecho   de   contradicción   o   ilusoria la pronta resolución de la situación jurídica. La   segunda   conclusión   tiene   que   ver   con   una   obligación   general   de   configuración   que   pesa   sobre   el   legislador   y   que   le   ordena   fijar   términos   dentro   de   los procedimientos,   a   fin   de   hacer   efectivos   los   principios   derivados   del   debido   proceso.   Desde   esta   perspectiva,   la   ley   se   encuentra   compelida   a   fijar   los término   de   duración   de   cada   etapa   del   procedimiento,   de   manera   que   su   señalamiento   no   provenga   de   la   decisión   cambiante   e   incierta   del   director   del procedimiento sino de un mandamiento objetivo, contenido en la norma jurídica. Si,   como   se   dijo,   “la   indeterminación   de   los   términos   para   adelantar   las   actuaciones   procesales   (…)   puede   configurar   una   denegación   de   justicia   o   una dilación   indebida   e   injustificada   del   proceso”[4],   la   determinación   de   los   mismos   conduce   a   certificar   la   oportunidad   de   actuación,   a   impulsar   el procedimiento y a inferir la fecha de su resolución; si bien del mismo modo permite fijar las sanciones aplicables a quien los incumple. A   ello   conducen,   en   últimas,   las   preceptivas   del   artículo   29   de   la   Constitución,   que   considera   parte   integrante   del   debido   proceso   el   derecho   a   un   proceso sin   dilaciones   injustificadas[5]   en   el   que   se   preste   observancia   a   las   formas   propias   del   juicio.   Así   también,   proviene   del   artículo   4º   de   la   Ley   270   de   1996, Estatutaria   de   la   Administración   de   Justicia,   que   a   continuación   se   transcribe,   y   del   artículo   14   de   la   Ley   74   de   1968,   mediante   la   cual   Colombia   suscribió el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos: ARTICULO   4.   CELERIDAD.   La   administración   de   justicia   debe   ser   pronta   y   cumplida.   Los   términos   procesales   serán   perentorios   y   de   estricto   cumplimiento por parte de los funcionarios judiciales. Su violación constituye causal de mala conducta, sin perjuicio de las sanciones penales a que haya lugar.    Ciertamente,   si   las   etapas   procedimentales   no   estuvieran   fijadas   por   ley   o   reglamento   mediante   el   señalamiento   de   los   términos   adecuados,   no   sería posible   al   titular   de   los   derechos   en   pugna   exigir   la   pronta   resolución   del   conflicto;   tampoco   lo   sería,   fijar   responsabilidades,   sancionar   incumplimientos, promover   la   evolución   de   los   trámites,   declarar   la   extinción   de   derechos,   reclamar   la   adquisición   de   los   mismos…en   síntesis,   la   imposibilidad   de   realizar   el derecho por las vías de la juridicidad conduciría a la desconfianza en la gestión pública por inoperancia del sistema. Resulta   necesario   entonces   que   las   etapas   del   procedimiento   se   encuentren   claramente   parceladas   a   fin   de   que   su   identificación   sea   posible   y   pueda determinarse   el   inicio   de   la   etapa   subsiguiente   como   requisito   para   culminación   del   procedimiento.   De   ello   puede   inferirse   que   cuando   la   ley   o   el reglamento   omiten   señalar,   en   un   procedimiento   específico,   cuál   es   el   término   dentro   del   cual   debe   agotarse   una   actuación   respectiva,   ésta   queda expuesta a una situación de indefinición que la hace virtualmente inoperante. La   desaparición   de   las   fronteras   entre   etapas   diversas   de   la   actuación   obstaculiza   el   desenvolvimiento   regular   de   la   misma   porque   la   despoja   de   su carácter   perentorio.   Atenta   en   esta   medida   contra   el   principio   procesal   de   la   preclusión   o   eventualidad,   que   ha   sido   entendido   por   la   doctrina   como   “la división   del   proceso   en   una   serie   de   etapas   de   momentos   o   períodos   fundamentales   (…),   en   los   cuales   se   reparte   el   ejercicio   de   la   actividad   de   las   partes   y del   juez,   de   manera   que   determinados   actos   deben   corresponder   a   determinado   período,   fuera   del   cual   no   pueden   ser   ejercitados   y   si   se   ejecutan   no tienen valor.”[6] Sobre este particular, resulta conveniente citar lo dicho por la Corte en oportunidad pasada: “La   función   del   juez   exige,   desde   luego,   un   tiempo   mínimo   dentro   del   cual   establezca,   mediante   la   práctica   y   evaluación   de   pruebas,   la   veracidad   de   los hechos   objeto   de   sus   decisiones,   y   también   demanda   un   período   de   reflexión   y   análisis   en   torno   a   la   adecuación   del   caso   a   las   previsiones   normativas, todo con el fin de asegurar que, en su genuino sentido, se hará justicia. “Pero   no   es   menos   cierto   que   la   decisión   judicial   tardía   comporta   en   sí   misma   una   injusticia,   en   cuanto,   mientras   no   se   la   adopte,   los   conflictos   planteados quedan   cubiertos   por   la   incertidumbre,   con   la   natural   tendencia   a   agravarse,   y   no   son   resarcidos   los   perjuicios   ya   causados   por   una   determinada   conducta o   por   la   persistencia   de   unas   ciertas   circunstancias,   ni   impartidas   las   órdenes   que   debieran   ejecutarse   para   realizar   los   cometidos   del   Derecho   en   el   asunto materia   de   debate,   por   lo   cual   la   adopción   de   las   providencias   judiciales   que   permitan   el   avance   y   la   definición   de   los   procesos   corresponde   a   un   derecho de   las   partes,   o   de   las   personas   afectadas,   y   a   una   legítima   aspiración   colectiva   -la   de   asegurar   el   funcionamiento   de   la   administración   de   justicia-,   cuya frustración causa daño a toda la sociedad. “Así,   pues,   el   lapso   del   que   dispongan   los   jueces   para   arribar   a   la   toma   de   decisiones,   mediante   providencias   intermedias   o   definitivas,   debe   tener   también un máximo, señalado en norma general previa, de tal manera que no quede al arbitrio del funcionario.” (Sentencia C-190 de 1995) iii) Análisis de la norma demandada Las   disposiciones   acusadas   señalan   que   una   vez   culminada   la   etapa   de   instrucción   del   proceso   disciplinario,   o   cumplido   el   término   del   artículo   152      del CDU   (por   lógica   del   procedimiento,   aquí   debe   entenderse   que   la   referencia   esta   hecha   al   artículo   148),   si   no   se   hubiere   realizado   la   evaluación   de   la investigación   mediante   formulación   de   cargos,   se   procederá   al   archivo   provisional   de   las   diligencias,   sin   perjuicio   de   que   las   mismas   se   renueven   por surgimiento de pruebas que así lo permitan. El artículo 151 ordena la comunicación del archivo provisional al quejoso para que pueda recurrirla. La   jurisprudencia   que   en   este   aspecto   ha   sido   resaltada   advierte   que   el   legislador   estaría   obligado   a   señalar   términos   precisos   para   el   desarrollo   de   cada una   de   las   etapas   del   procedimiento,   que   le   den   certeza   a   las   mismas   y   permitan   determinar,   en   episodios   definidos,   la   situación   de   los   individuos sometidos a una investigación disciplinaria. Del   cotejo   entre   las   disposiciones   acusadas   y   las   consideraciones   jurisprudenciales   en   la   materia   se   deduce   con   claridad   que   existe   una   oposición   entre   la institución   procesal   del   archivo   provisional   de   las   diligencias   y   la   necesidad   de   definir,   en   aras   de   las   garantías   constitucionales   del   debido   proceso,   la situación jurídica de quien se encuentra sub judice en un proceso disciplinario. Esto,   por   cuanto   la   consagración   del   archivo   provisional   como   mecanismo   para   suspender   las   diligencias   de   indagación   que   no   han   podido   ser   resueltas en   los   términos   legales   constituye   una   medida   que   prolonga   indefinidamente   la   situación   particular   del   disciplinado,   dado   que   no   existe   un   término preciso   establecido   para   su   duración.   Adicionalmente,   porque   el   archivo   provisional   de   la   investigación   disciplinaria   ocurre   por   razón   de   la   inactividad   de la   administración   pública   en   definir   las   condiciones   necesarias   para   formular   cargos   contra   el   investigado,   situación   que   resulta   ajena   a   la   voluntad   de   éste y, en cambio, atribuible por completo a la autoridad disciplinaria. En   este   sentido,   la   posición   de   la   Corte   Constitucional   es   decididamente   garantista   al   dar   prioridad   al   derecho   que   tiene   el   inculpado   de   resolver oportunamente   su   situación   disciplinaria,   por   sobre   el   interés   que   le   asiste   a   la   administración   pública   de   “determinar   los   hechos,   sancionar   a   los responsables y reparar a las víctimas”[7]. A   la   conclusión   anterior   también   puede   llegarse   si   se   repara   en   el   antecedente   jurisprudencial   directo   que   existe   en   la   materia.   Mediante   Sentencia   C-728 de   2000,   la   Corte   Constitucional   procedió   a   declarar   la   exequibilidad   de   la   figura   del   archivo   definitivo   de   las   diligencias   de   indagación   preliminar   a   que hace   referencia   el   artículo   141   de   la   Ley   200   de   1995.   La   norma   especificaba   que   una   vez   transcurridos   los   seis   meses   que,   como   máximo,   puede   durar   la indagación preliminar, el funcionario sólo podría abrir la investigación o archivar definitivamente el expediente. La   Corte   Constitucional   consideró   que   el   archivo   definitivo   del   expediente   en   la   etapa   de   investigación   preliminar   se   justifica   como   medida   para   evitar   la indefinida   sumisión   del   sujeto   disciplinado   al   procedimiento   respectivo,   ya   que,      “en   aras   de   la   seguridad   jurídica,   que   exige   que   las   situaciones   provisorias no   persistan   indefinidamente,   es   necesario   establecer   para   ellas   un   límite   temporal,   que   el   legislador   debe   evaluar,   ponderando   la   necesidad   de   preservar el   interés   general   implícito   en   ella,   con   el   que   puede   sacrificarse   en   caso   de   aparecer,   con   posterioridad   al   vencimiento   del   término   proclusivo,   pruebas indicativas de que alguien debía ser sancionado por hechos atentatorios a la disciplina.” En   dicho   fallo,   la   Corte   tuvo   en   cuenta   que   prolongar   indefinidamente   la   indagación   preliminar,   más   allá   del   término   de   seis   meses   conferido   por   la norma,   constituiría   un   quebrantamiento   evidente   de   las   garantías   constitucionales,   alertado   ya   por   la   Corte   Constitucional   en   la   Sentencia   C-412   de   1993   , pues   “los   términos   tienen   un   contenido   garantista   en   favor   de   los   encartados   y   que   la   inexistencia   de   alguno   para   la   realización   de   la   investigación   previa constituía una violación al debido proceso.” El análisis que llevó a cabo la Corporación, por ser de suma importancia para el caso que se analiza, se cita in extenso:  “El problema jurídico “5.   Se   trata   de   establecer   si   vulneran   la   Constitución      las   normas   del   artículo   141   del   Código   Disciplinario   Único   que   prescriben   que   el   término   de   la indagación   preliminar   no   puede   exceder   los   seis   meses   y   que   cuando   se   vence   ese   plazo   la   autoridad   disciplinaria   deberá   archivar   definitivamente   el expediente, si no existe mérito para abrir la investigación. “(…)   7.   El   artículo   141   del   Código   Disciplinario   Único   prescribe   que   la   indagación   preliminar   no   puede   prolongarse   por   más   de   seis   meses,   y   que   al vencimiento   de   este   término   perentorio   el   funcionario   sólo   podrá,   bien   abrir   la   investigación,   o   bien   archivar   definitivamente   el   expediente.   El   actor   y   el Procurador   acusan   de   inconstitucional   la   obligación   de   archivar   definitivamente   el   expediente   cuando,   luego   de   transcurridos   los   seis   meses   de   la indagación,   no   existen   suficientes   elementos   para   abrir   la   investigación.   En   su   concepto,   la   orden   de   archivar   definitivamente   el   expediente   conduce   a   que en   muchas   ocasiones   se   deje   de   impartir   justicia,   por   cuanto   el   término   de   seis   meses   es   demasiado   corto   para   poder   culminar   exitosamente   todas   las indagaciones.   Por   eso,   el   archivo   debería   ser   provisional,   lo   que   indica   que   el   expediente   podría   reabrirse   en   cualquier   tiempo,   si   no   ha   transcurrido   el período de la prescripción, en caso de que se conozcan hechos o pruebas nuevos. “8.   En   principio,   el   legislador   goza   de   la   libertad   de   configuración   normativa   para   establecer   los   distintos   procedimientos   judiciales   y   administrativos   (C.P., art.   150,   num.   1   y   2).   Corresponde   al   Congreso,   entonces,   entre   otras   cosas,   fijar   las   etapas   de   los   diferentes   procesos   y   establecer   los   términos   y   las formalidades   que   deben   cumplir.   Sin   embargo,   en   esta   labor   el   legislador   tiene   ciertos   límites,   representados   fundamentalmente   en   su   obligación   de atender los principios y fines del Estado y de velar por la vigencia de los derechos fundamentales de los ciudadanos. “Un   ejemplo   de   los   límites   del   Congreso   a   este   respecto   se   observa   en   la   sentencia   C-412   de   1993,   M.P.   Eduardo   Cifuentes   Muñoz,   en   la   cual   se   declaró   la inconstitucionalidad   del   artículo   324   del   decreto   N°   2700   de   1991,   que   regulaba   la   duración   de   la   investigación   previa.   El   artículo   señalaba   que   “[l]a investigación   previa   se   desarrollará   mientras   no   exista   prueba   para   dictar   resolución   inhibitoria   o   mérito   para   vincular   en   calidad   de   parte   al   imputado.   En este   último   caso   se   dictará   resolución   de   apertura   de   instrucción.”   En   el   fallo,   la   Corte   consideró   que   los   términos   tienen   un   contenido   garantista   en   favor de los encartados y que la inexistencia de alguno para la realización de la investigación previa constituía una violación al debido proceso[8]: “(…)   Como   se   observa,   en   la   providencia   aludida   la   Corte   consideró   que   el   principio   del   debido   proceso   exigía   que   la   etapa   de   la   investigación   previa   en materia   penal   tuviera   un   término   cierto   y   preestablecido.   Esa   conclusión   cabe   también   para   la   etapa   de   la   indagación   preliminar   en   materia   disciplinaria, en   razón   de   que   estas   dos   ramas   del   derecho   –   la      penal   y   la   disciplinaria   –   hacen   parte   del   mismo   derecho   sancionatorio.   Pero   el   problema   que   se   analiza en   este   aparte   es   precisamente   el   contrario   del   que   se   examinó   en   la   sentencia   C-412   de   1993:   si   allí   se   debatía   acerca   de   la   constitucionalidad      de   una indagación   preliminar   sin   límites   de   tiempo,   en   esta   ocasión   se   discurre   acerca   de   si   es   constitucionalmente   válido   establecer   un   término   reducido   para   la misma indagación. “9.   En   realidad,   en   este   tipo   de   controversias   se   trata   de   establecer   si   en   las   indagaciones   preliminares   debe   prevalecer   el   derecho   a   la   justicia   –   en   el sentido   de   que   se   logre   determinar   los   hechos,   sancionar   a   los   responsables   y   reparar   a   las   víctimas   –   o   el   derecho   del   encartado   a   que   se   resuelva rápidamente   sobre   las   sospechas   que   recaen   sobre   él   –   es   decir,   el   derecho   a   no   estar   permanentemente   sub   judice   –   y   el   interés   del   Estado   en   fijarle plazos   perentorios   a   los   procesos   que   adelanta.   La   prevalencia   en   este   tipo   de   conflictos   no   se   puede   plantear   a   priori,   sino   que   se   decide   con   base   en   la constelación de normas o de hechos existentes.[9] “En   el   problema   que   se   analiza,   el   legislador   decidió   que   el   término   para   la   indagación   preliminar   fuera   solamente   de   seis   meses   y   que   una   vez   que   él hubiera   transcurrido   había   de   abrirse   la   investigación   o   de   archivarse   definitivamente   el   expediente.   El   actor   y   el   Ministerio   Público   consideran   que   el plazo fijado es muy corto y que él permitirá que muchas faltas disciplinarias queden impunes. “La   Corte   considera   que   el   término   fijado   sería   inconstitucional   si   fuera   claramente   insuficiente   para   realizar   una   indagación   preliminar.   Un   término excesivamente   abreviado   impediría   realizar   una   indagación   con   posibilidades   de   ofrecer   resultados   concretos,   y   ello   convertiría   a   la   indagación   preliminar en   un   trampolín   para   garantizar   la   impunidad   en   los   casos   en   que   se   considerara   necesario   agotar   esta   etapa.   Sin   embargo,   un   término   de   seis   meses   no aparece   prima   facie   como   insuficiente   para   practicar   la   indagación   preliminar,   puesto   que   el   objeto   de   ésta   no   es   adelantar   la   investigación   y   el   juicio mismo, sino establecer si se presentó una actuación que podría constituir una falta disciplinaria y a quién podría imputársele la autoría de esa conducta. “Tres   consideraciones   adicionales   permiten   apreciar   que   el   término   no   es   a   primera   vista   insuficiente:   la   primera   es   que   el   lapso   de   los   seis   meses   no comprende   el   tiempo   necesario   para   la   evaluación   de   las   pruebas   recopiladas   durante   el   período   de   indagación,   lo   que   permite   que   ese   período   sea utilizado   íntegramente   para   la   recopilación   de   pruebas.   La   segunda,   que   en   aquellos   casos   en   los   que   el   Procurador   General   de   la   Nación      considere   que un   proceso   es   de   importancia   para   la   Nación   y   que   exige   un   mayor   tiempo   de   pesquisa   previa   bien   puede   asignárselo   a   la   Dirección   Nacional   de Investigaciones   Especiales,   tal   como   lo   señala   el   literal   a)   del   artículo   11   de   la   Ley   201   de   1995,   con   lo   cual   el   período   de   indagación   preliminar   puede     incrementarse   en   otros   seis   meses,   como   lo   precisa   el   artículo   142   del   CDU;   y   la   tercera,   que,   de   acuerdo   con   el   inciso   1   del   artículo   27   de   la   Ley   24   de 1992,   el   Ministerio   Público   debe   inadmitir   aquellas   quejas   que   considere   que   carezcan   de   fundamento,   lo   que   significa   que   la   autoridad   de   control disciplinario   bien   puede   concentrar   su   actividad   en   las   denuncias   en   las   que   se   observe   que   existe   posibilidad   de   culminar   con   éxito   la   indagación preliminar. “Evidentemente,   es   posible   que,   como   lo   señalan   el   actor   y   el   Ministerio   Público,   se   presenten   situaciones   en   las   que   el   lapso   de   seis   meses   no   sea suficiente   para   determinar   la   ocurrencia   de   la   falta   disciplinaria   o   individualizar   al   servidor   público   que   hubiere   intervenido   en   ella.   Sin   embargo,   en   estos casos   habrá   de   respetarse   la   voluntad   del   legislador   de   darle   prevalencia   al   derecho   del   encartado   de   no   permanecer   sub   judice   y   a   su   objetivo   de   que   se resuelvan con rapidez las dudas disciplinarias que puedan surgir, incluso en desmedro de la aspiración de que se haga justicia en todas las ocasiones. “10.   El   juez   constitucional      no   está   llamado   a   determinar   cuáles   deben   ser   los   términos   que   se   deben   cumplir   dentro   de   los   procesos.   La   misión   de   la   Corte en   estos   casos   es,   en   realidad,   la   de   controlar   los   excesos   que   se   puedan   presentar   en   la   legislación.   Y   en   este   caso,   si   bien   podría   aceptarse   que   el   término fijado   por   el   legislador   puede   ser   muy   corto   en   algunas   ocasiones,   debe   concluirse   que   la   voluntad   del   legislador   no   es   irrazonable   ni   amenaza   con inminencia los fines del Estado  o los derechos fundamentales de los ciudadanos, razón por la cual habrá de respetarse. “11.   Pudiera   argüirse   que   al   fijar   en   seis   meses   el   término   al   cabo   del   cual   debe   archivarse   definitivamente   el   expediente,   el   legislador   restringió   de   manera irrazonable   y   desproporcionada   la   posibilidad   de   hacer   justicia,   en   beneficio   de   la   impunidad,   pues   bien   puede   ocurrir   que   con   posterioridad   al vencimiento   de   ese   término   aparezcan   pruebas   concluyentes   acerca   de   la   existencia   del   hecho   contraventor   del   régimen   disciplinario   y   del   autor   del mismo.      Pero   tal   argumento   pierde   toda   su   fuerza   persuasiva,   si   se   repara   cuidadosamente   en   dos   circunstancias:   1)   Que   la   investigación   preliminar   sólo   se justifica   cuando   el   funcionario   que   debe   investigar   tiene   alguna   duda   acerca   de   sí   la   investigación   es   procedente   (art.   138),   y   seis   meses   parecen suficientes   para   disiparla,   puesto   que,   en   vista   de   esa   finalidad,   lo   que   se   exige   no   es   una   recolección   exhaustiva   y   demandante   de   elementos   probatorios, sino   apenas   la   obtención   de   alguno   que   indique   que   el   hecho   que   fue   objeto   de   denuncia,   de   queja   o   iniciación   oficiosa,   en   realidad   ocurrió   y   quién   pudo ser   el   responsable;   y   2)   Que   en   aras   de   la   seguridad   jurídica,   que   exige   que   las   situaciones   provisorias   no   persistan   indefinidamente,   es   necesario   establecer para   ellas   un   límite   temporal,   que   el   legislador   debe   evaluar,   ponderando   la   necesidad   de   preservar   el   interés   general   implícito   en   ella,   con   el   que   puede sacrificarse   en   caso   de   aparecer,   con   posterioridad   al   vencimiento   del   término   proclusivo,   pruebas   indicativas   de   que   alguien   debía   ser   sancionado   por hechos atentatorios a la disciplina. “A   juicio   de   la   Corte,   en   vista   de   las   circunstancias   específicas   que   acaban   de   exponerse,   en   ese   juicio   evaluativo   y   en   la   ponderación   de   los   intereses eventualmente   en   conflicto,   el   juez   constitucional   no   puede   subrogarse   al   legislador.      Pero   es   que   además,   los   juicios   de   uno   y   otro,   en   el   caso   bajo examen, resultan coincidentes.” (Sentencia C-728 de 2000) Si   bien   es   cierto   que   el   énfasis   de   la   Sentencia   radica   en   la   razonabilidad   del   término   de   seis   meses   en   que   debe   realizarse   la   indagación   preliminar,   la Conclusión   del   análisis   anterior   también   permite   concluir   que,   como   garantía   del   derecho   del   sujeto   disciplinado   a   no   permanecer   sub   judice,   es justificable que se decrete el archivo definitivo de las diligencias cuando dicho lapso se venza. Ahora,   si   las   anteriores   consideraciones   son   aplicables   al   periodo   de   la   indagación   preliminar,   con   mayor   razón   lo   son   al   de   la   investigación   disciplinaria, como pasa a explicarse. En   primer   lugar,   hay   que   resaltar   en   el   hecho   de   que   Corte   no   consideró   viable   la   propuesta   de   entonces,   formulada   por   el   del   Ministerio   Público,   que optaba   por   estatuir   el   archivo   provisional   de   las   diligencias   luego   de   que   la   autoridad   disciplinaria   no   hubiera   podido   determinar   elementos   necesarios para   abrir   la   investigación.   El   rechazo   de   la   alternativa   del   Procurador   da   cuenta   del   interés   de   la   Corporación   por   preservar   el   derecho   que   tiene   el disciplinado   a   no   permanecer   sub   judice   de   manera   indefinida.   Si   esa   consideración   se   hizo   a   la   luz   de   la   indagación   preliminar,   no   se   ve   por   qué   la   misma no pueda aplicarse a la etapa subsiguiente de investigación disciplinaria. Adicionalmente,   si   conforme   con   la   posición   de   la   Corte,   extender   indefinidamente   en   el   tiempo   la   etapa   de   indagación   preliminar   vulnera   las   garantías del   debido   proceso,   extender   en   las   mismas   condiciones   la   investigación   disciplinaria   también   lo   hace.   La   garantía   del   debido   proceso   que   sustenta   y justifica esta posición debe regir para cualquier etapa del procedimiento disciplinario, lo cual incluye la de indagación preliminar y la de instrucción. Lo   anterior   contribuye   en   igual   medida   a   acrecentar   los   niveles   de   seguridad   jurídica   que   deben   darse   dentro   de   los   procedimientos   administrativos,   pues
Home Home Quiénes somos Quiénes somos Servicios Servicios Novedades Novedades Publicaciones Publicaciones Video Video Nuestros Profesionales Nuestros Profesionales Aliados Aliados Contacto Contacto
Silvio Quiñones Abogados - CopyRight 2015 - Todos los Derechos Reservados - Info@silvioquinonesabogados.com |Designed by 
El   reglamento   del   Régimen   Disciplinario   para   las   Fuerzas Militares   consagrado   en   la   Ley   836   de   julio   16   de   2003, contempla   en   sus   artículos   171   y   172,   la   terminación   de la    indagación    preliminar    y    la    revocación    del    auto    que ordenó    el    archivo    de    las    diligencias    de    la    indagación preliminar,    teniendo    como    fundamento    los    siguientes ingredientes normativos: “Artículo   171.   Terminación   de   la   indagación   preliminar.   La indagación   preliminar   se   dará   por   terminada   con   el   auto que   ordena   la   investigación   respectiva   o   el   archivo   del expediente,   providencias   que   serán   dictadas   solamente por       el       superior       competente       con       atribuciones disciplinarias,    y    contra    las    cuales    no    procede    recurso alguno.” “Artículo   172.   Revocación   del   auto   que   ordenó   el   archivo de   las   diligencias   en   la   indagación   preliminar.   El   auto   que ordena    el    archivo    de    las    diligencias    en    la    indagación preliminar   podrá   ser   revocado,   siempre   que   aparezcan nuevas    pruebas    que    desvirtúen    los    fundamentos    que sirvieron de base para proferirlo. La   revocatoria   puede   hacerse   por   quien   profirió   el   auto   de archivo o por el superior con atribuciones disciplinarias.” Dentro   del   precepto   que   establece   la   terminación   de   la etapa   de   indagación   preliminar   se   dispone   que   la   misma sea      concluida      mediante      auto      de      apertura      de investigación    disciplinaria    o    con    auto    de    archivo    del expediente,   sin   que   para   este   último   se   indique   la   clase de    decisión    que    constituye,    es    decir,    si    el    archivo    es provisional     o     definitivo;     sin     embargo,     de     la     lectura sistemática   del   artículo   141,   170,   182   y   183   de   la   Ley   836 de   julio   16   de   2003,   se   colige   que   debe   ser   el   archivo definitivo   y   no   el   provisional,   como   es   lo   que   se   concluye con    la    posibilidad    de    su    revocación    consagrada    en    el artículo 172 ídem. Veamos   el   contenido   del   texto   legal   de   las   disposiciones mencionadas: Artículo 141. “Apelación. (…). El   recurso   de   apelación   procede   también   frente   al   auto de archivo definitivo. (…)”. (subrayado y negrillas mías). Artículo   170.   “Duración   y   límites.   La   indagación   preliminar no   podrá   prolongarse   por   un   término   mayor   de   seis   (6) meses    y    no    podrá    extenderse    a    hechos    distintos    de aquellos   que   fueron   objeto   de   queja   o   iniciación   oficiosa, y los que le sean conexos.” (subrayado y negrillas mías). Artículo 182. “Estudio y evaluación de la investigación. (…). Si   no   hubiere   pruebas   que   practicar,   o   practicadas   las ordenadas      en      la      ampliación,      mediante      auto      de sustanciación,   el   superior   con   atribuciones   para   sancionar declarará    cerrada    la    investigación    y    procederá    a    su evaluación,   que   podrá   concluir   en:   formulación   de   cargos o archivo definitivo. (…)”. (subrayado y negrillas mías). Artículo    183.    “Archivo    definitivo.    Cuando    no    existiere mérito    para    la    formulación    de    cargos    o    cuando    se demuestre    que    la    conducta    no    existió,    que    no    es constitutiva   de   falta   disciplinaria   o   que   la   acción   no   podía iniciarse    o    proseguirse    por    prescripción    o    muerte    del inculpado    cuando    se    trate    de    uno    solo,    o    cuando    se presente     alguna     de     las     causales     de     exclusión     de responsabilidad   previstas   en   este   reglamento,   el   superior competente       dictará       auto       de       archivo       definitivo debidamente    motivado.    Contra    este    auto    no    procede recurso alguno. (…)”.(subrayado y negrillas mías). Si   el   artículo   170   ibídem,   señala   que   la   duración   de   la etapa   de   indagación   preliminar   no   podrá   prolongarse   por un   término   mayor   de   seis   (6)   meses,   es   claro   que   luego que   se   defina   su   valoración   probatoria   con   decisión   de archivo,    no    puede    prolongarse    indefinidamente    en    el tiempo,   esperando   que   aparezcan   nuevas   pruebas   para su      reapertura,      (mediante      la      revocatoria      de      una providencia   que   ha   adquirido   fuerza   de   ejecutoria),   pues el    implicado    estaría    sub    judice    en    calidad    de    sujeto procesal    dentro    de    una    indagación    preliminar    que    no encuentra    definición,    pues    su    archivo    no    ha    logrado adquirir   la   seguridad   y   certeza   con   que   se   revisten   las providencias ejecutoriadas. Así   mismo,   si   deducimos   que   el   expediente   preliminar   se encuentra    por    fuera    de    la    actividad    probatoria    del Operador   Disciplinario,   por   contener   un   auto   de   archivo, ¿de    qué    manera    se    entendería    que    podrían    aparecer nuevas     pruebas?,     ¿sería     por     intermedio     de     pruebas sumarias     o     extraproceso?,     ¿con     qué     fundamentos jurídicos    se    incorporarían    a    dichas    diligencias    para    su nueva   valoración?,   ¿Cuánto   tiempo   se   esperaría   para   que surgieran las pruebas sobrevinientes?… Ahora    bien,    si    entendemos    que    la    revocación    de    la decisión     de     archivo     de     la     indagación     preliminar solamente   opera   por   prueba   sobreviniente,   ¿cómo   es   que puede   aparecer   dicha   prueba   en   manos   de   un   superior con atribuciones disciplinarias?… No   se   entiende   cómo   es   que   el   legislador   contrariando claros   y   reiterados   pronunciamientos   que   sobre   el   tema ha     proferido     la     Honorable     Corte     Constitucional,     ha consagrado    una    disposición    como    la    señalada    en    el artículo   172   Ejúsdem,   cuando   permite   que   luego   de   que aparezcan       nuevas       pruebas       que       desvirtúen       los fundamentos    que    sirvieron    de    base    para    archivar    la indagación   preliminar,   se   pueda   revocar   dicha   decisión, dejando    de    lado    los    principios    de    la    cosa    juzgada    o ejecutoriedad,    consagrados    en    los    artículos    29    de    la Constitución   Política   y   11   de   la   Ley   734   de   febrero   6   de 2002, respectivamente. Por   considerarlo   fundamental   al   tema   planteado,   se   hace necesario    traer    a    colación    la    parte    pertinente    de    la Sentencia   C-181   de   marzo   12   de   2002,   con   ponencia   del Magistrado   Marco   Gerardo   Monroy   Cabra,   cuando   sobre la      demanda      de      inconstitucionalidad      del      “archivo provisional”   consagrado   en   el   artículo   146   de   la   Ley   200 de julio 28 de 1995, dijo: “(…).    ii)    Necesidad    de    los    términos    procesales    como protección a las garantías del debido proceso De    conformidad    con    el    artículo    29    de    la    Constitución Política,    el    derecho    al    debido    proceso    involucra    un conjunto   de   garantías   que   deben   ser   respetadas   por   el legislador.    Dentro    de    dichas    garantías    se    encuentra    el derecho    a    recibir    una    pronta    y    oportuna    decisión    por parte   de   las   autoridades   –no   sólo   las   jurisdiccionales   sino las   administrativas-,   lo   que   se   traduce   en   el   derecho   a   ser juzgado en un proceso sin dilaciones injustificadas. En   términos   generales,   la   Corte   ha   considerado   que   las garantías   del   debido   proceso   y   del   derecho   de   defensa   se vulneran    si    los    jueces    omiten    cumplir    su    deber    de respetar   los   términos   procesales   fijados   por   la   ley   y   el reglamento[1].   De   allí,   la   jurisprudencia   sostiene   que   “la oportuna    observancia    de    los    términos    judiciales,    en cuanto   garantiza   la   celeridad,   la   eficacia   y   la   eficiencia   de la     administración     de     justicia,     y     hace     operante     y materializa    el    acceso    a    la    justicia,    al    hacer    efectivo    el derecho   a   obtener   la   pronta   resolución   judicial,   se   integra al núcleo esencial del derecho al debido proceso.”[2] Más   allá   de   las   consideraciones   sobre   el   incumplimiento de       los       términos       procesales,       la       jurisprudencia constitucional    ha    subrayado    la    importancia    que    tiene, para    la    conservación    de    las    garantías    superiores,    el señalamiento   de   etapas   claras   y   precisas   dentro   de   las cuales   se   desarrollen   los   procesos.   Este   cometido,   a   los ojos   de   la   doctrina   constitucional,   es   requisito   mínimo para   una   adecuada   administración   de   justicia   (arts.   228   y 229     C.P.)     y     elemento     necesario     para     preservar     la seguridad jurídica de los asociados. Sobre este particular la Corte indicó: “El     proceso     es     una     institución     de     satisfacción     de pretensiones    esencialmente    dinámica;    en    tal    virtud,    el proceso   se   proyecta   y   desenvuelve   en   el   tiempo,   a   través de   la   sucesión   de   una   serie   de   actos   o   de   etapas   dirigidas a   una   finalidad,   cual   es   la   constatación   de   una   situación jurídica   en   un   caso   concreto   mediante   una   sentencia.   El proceso     se     encuentra     regido,     entre     otros,     por     los principios   de   celeridad   y   eficacia   los   cuales   buscan   que los   trámites   procesales   se   desarrollen   con   sujeción   a   los precisos   términos   señalados   en   la   ley   procesal   y   que   el proceso    concluya    dentro    del    menor    término    posible    y logre    su    finalidad,    a    través    del    pronunciamiento    de    la correspondiente sentencia. “El   impulso   de   la   actuación   procesal   esta   diseñada   en relación   con   el   tiempo,   que   es   factor   esencial   para   su celeridad   y   eficacia,   entendida   esta   última   en   función   del logro del objetivo del proceso. “En   función   del   tiempo   no   sólo   se   crean   y   modifican   los derechos   procesales   concretos,   sino   que   también   se   los extingue,   por   lo   cual   se   hace   necesario   que   la   ley   procesal establezca   unos   plazos   o   términos,   con   el   fin   de   que   el proceso     se     realice     dentro     de     una     secuencia     lógica ordenada    y    con    la    oportunidad    y    celeridad    que    de conformidad   con   los   artículos   29   y   228   de   la   Constitución Política   demanda   el   ejercicio   de   la   función   de   administrar justicia.    Aunque    es    de    anotar,    que    los    principios    de eficacia   y   celeridad   que   informan   el   proceso   judicial   y que    se    infieren    de    los    preceptos    aludidos,    igualmente tienen    su    fundamento    en    el    artículo    209    de    la    Carta Política,    pues    los    postulados    rectores    de    la    función administrativa   también   tienen   operancia   en   el   desarrollo de   la   función   jurisdiccional,   como   manifestaciones   que son del poder del Estado. “(…).    La    consagración    de    los    términos    judiciales    por    el legislador   y   la   perentoria   exigencia   de   su   cumplimiento, tienen   intima   relación   con   el   núcleo   esencial   del   derecho al    acceso    a    la    justicia    y    al    debido    proceso,    pues    la indeterminación    de    los    términos    para    adelantar    las actuaciones   procesales   o   el   incumplimiento   de   éstos   por las      autoridades      judiciales,      puede      configurar      una denegación     de     justicia     o     una     dilación     indebida     e injustificada     del     proceso,     ambas     proscritas     por     el Constituyente.” (Sentencia C-416 de 1994) Es   claro   de   lo   dicho   que   la   consagración   de   etapas   dentro del    proceso,    delimitadas    por    términos    procesales,    así como   el   cumplimiento   de   los   mismos   por   parte   de   la autoridad    encargada    de    administrarlos,    constituyen    la base   procedimental   fundamental   para   la   efectividad   del derecho      al      debido      proceso      y      para      el      recto funcionamiento    de    la    administración    de    justicia.    Lo anterior   encuentra   sustento   evidente   en   la   necesidad   de cumplir   con   los   principios   de   celeridad,   igualdad,   eficacia, economía   e   imparcialidad,   consagrados   en   el   artículo   209 de   la   Constitución   Política   como   principios   rectores   de   la administración pública. Ahora   bien,   el   acatamiento   de   las   garantías   intrínsecas   al debido    proceso    tiene    dos    implicaciones    en    el    campo concreto   de   los   términos   procesales,   ya   que   éstos   deben ser    respetuosos    del    debido    proceso,    pero,    además,    la jerarquía    constitucional    del    debido    proceso    impone    al legislador      la      obligación      de      establecer      términos procesales[3]. De   acuerdo   con   la   primera   consideración,   para   que   los términos   que   han   sido   efectivamente   fijados   por   la   ley   o el    reglamento    sean    prerrogativas    reales    de    acción,    es necesario      que      las      etapas      del      procedimiento      se encuentren    razonablemente    diseñadas,    de    modo    que ofrezcan    a    sus    titulares    oportunidades    ciertas    para    el ejercicio      del      derecho      de      defensa.      Un      término desproporcionado   en   el   tiempo   podría   hacer   nugatorio   el derecho   de   contradicción   o   ilusoria   la   pronta   resolución de la situación jurídica. La   segunda   conclusión   tiene   que   ver   con   una   obligación general   de   configuración   que   pesa   sobre   el   legislador   y que      le      ordena      fijar      términos      dentro      de      los procedimientos,    a    fin    de    hacer    efectivos    los    principios derivados   del   debido   proceso.   Desde   esta   perspectiva,   la ley    se    encuentra    compelida    a    fijar    los    término    de duración   de   cada   etapa   del   procedimiento,   de   manera que     su     señalamiento     no     provenga     de     la     decisión cambiante   e   incierta   del   director   del   procedimiento   sino de    un    mandamiento    objetivo,    contenido    en    la    norma jurídica. Si,   como   se   dijo,   “la   indeterminación   de   los   términos   para adelantar   las   actuaciones   procesales   (…)   puede   configurar una    denegación    de    justicia    o    una    dilación    indebida    e injustificada    del    proceso”[4],    la    determinación    de    los mismos   conduce   a   certificar   la   oportunidad   de   actuación, a   impulsar   el   procedimiento   y   a   inferir   la   fecha   de   su resolución;    si    bien    del    mismo    modo    permite    fijar    las sanciones aplicables a quien los incumple. A   ello   conducen,   en   últimas,   las   preceptivas   del   artículo 29   de   la   Constitución,   que   considera   parte   integrante   del debido   proceso   el   derecho   a   un   proceso   sin   dilaciones injustificadas[5]    en    el    que    se    preste    observancia    a    las formas    propias    del    juicio.    Así    también,    proviene    del artículo    4º    de    la    Ley    270    de    1996,    Estatutaria    de    la Administración     de     Justicia,     que     a     continuación     se transcribe,    y    del    artículo    14    de    la    Ley    74    de    1968, mediante      la      cual      Colombia      suscribió      el      Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos: ARTICULO   4.   CELERIDAD.   La   administración   de   justicia debe    ser    pronta    y    cumplida.    Los    términos    procesales serán   perentorios   y   de   estricto   cumplimiento   por   parte de    los    funcionarios    judiciales.    Su    violación    constituye causal   de   mala   conducta,   sin   perjuicio   de   las   sanciones penales a que haya lugar.    Ciertamente,   si   las   etapas   procedimentales   no   estuvieran fijadas   por   ley   o   reglamento   mediante   el   señalamiento   de los   términos   adecuados,   no