LOS SOLDADOS REGULARES, BACHILLERES Y CAMPESINOS DE LAS FUERZAS MILITARES DE COLOMBIA NO SON SUJETOS DISCIPLINABLES POR INFRACCIONES QUE CONSTITUYEN FALTAS GRAVES Y GRAVISIMAS EN LA LEY 836 DE 2003
No   existe   en   el   Régimen   Disciplinario   para   las   Fuerzas   Militares   de   Colombia,   contenido   en   la   Ley   836   de   2003,   sanción   aplicable   para   la   comisión   de   faltas   graves o   gravísimas   por   parte   de   los   soldados   en   su   condición   de   regulares,   bachilleres   y   campesinos,   no   obstante   preceptuarse   en   dicho   plexo   normativo   la     conservación   y   mantenimiento   del   orden,   las   virtudes   que   deben   poseer   y   fomentar   los   miembros   de   la   Institución,   donde   el   ejemplo,   estímulo,   respeto, solidaridad,   compañerismo,   compromiso,   priman   sobre   cualquier   otra   consideración,   haciendo   viable   la   convivencia   y   el   efectivo   cumplimiento   del   deber   y   de   la disciplina. La   constitución   Política   de   Colombia   establece   en   sus   artículos   216   y   217   el   fundamento   normativo   de   la   existencia   y   funciones   para   la   cual   fueron   creadas   las Fuerzas   Militares   de   Colombia,   donde   sus   miembros   tienen   como   la   finalidad   fundamental,   la   defensa   de   la   soberanía,   la   independencia,   la   integridad   del territorio   nacional   y   el   orden   constitucional.   La   ley   establece   que   todos   los   varones   Colombianos   están   obligados   a   definir   su   situación   militar   a   partir   de   la   fecha en que cumplan su mayoría de edad, la cual es a los 18 años. Para   que   los   ciudadanos   colombianos   puedan   definir   su   situación   militar,   es   necesario   que   se   inscriban   ante   el   Distrito   Militar   respectivo,   el   año   anterior   a   que cumplan   su   mayoría   de   edad.   El   servicio   militar   obligatorio   podrá   prestarse   en   el   Ejército,   la   Armada,   la   Fuerza   Aérea,   la   Policía   Nacional   y   el   INPEC,   en   las siguientes formas y modalidades. En efecto, de conformidad con el artículo 13 de la ley 48 de 1993, las modalidades en las que se presta el servicio militar obligatorio son las siguientes: “a. Como soldado regular, de 18 a 24 meses. b. Como soldado bachiller, durante 12 meses. c. Como auxiliar de policía bachiller, durante 12 meses. d. Como soldado campesino, de 12 hasta 18 meses.” El decreto 2048 de 1993, por medio del cual se reglamentó la ley 48 de 1993 sobre el servicio de reclutamiento y movilización, establece las modalidades así: “Artículo 8o. El servicio militar obligatorio podrá prestarse en el Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y la Policía Nacional, en las siguientes formas y modalidades. a) Como soldado regular, de 18 a 24 meses; b) Como soldado bachiller, durante 12 meses; c) Como auxiliar de policía bachiller, durante 12 meses; d) Como soldado campesino, de 12 hasta 18 meses, la calidad de campesino la determinará el Comandante de la Unidad Táctica correspondiente. (…)”. Se exime de la prestación del servicio militar en todo tiempo y lugar al pago de la cuota de compensación militar en los siguientes casos: 1) A todos aquellos que padecen limitaciones físicas o sensoriales permanentes; 2) A   los   indígenas   que   se   comporten   como   tal,   es   decir,   que   residan   en   sus   territorios   nativos,   conservando   la   integridad   cultural,   social   y   económica   que caracteriza a estos grupos étnicos; 3) A los clérigos de la religión católica y similares jerárquicos de otras religiones siempre y cuando se dediquen permanentemente al culto. 4) A los condenados a penas que tengan como accesoria la pérdida de los derechos políticos; 5) A   los   hijos   únicos,   jóvenes   cabezas   de   familia   que   coadyuven   a   la   coexistencia   de   padres   o   hermanos,   hermanos   o   hijos   caídos   en   combate   o   que   hayan adquirido   inhabilidad   absoluta   y   permanente   en   actos   del   servicio   o   como   consecuencia   del   mismo   durante   la   prestación   del   servicio   militar   obligatorio, casados, Inhábiles relativos y permanentes; 6) Así   mismo,   como   un   acto   de   reconocimiento   y   solidaridad   para   con   los   hijos   de   los   oficiales,   suboficiales,   agentes   y   civiles   de   la   fuerza   pública   que ofrendaron   su   vida   en   combate   o   que   perdieron   toda   su   capacidad   laboral   en   actos   relacionados   con   la   actividad   militar   o   policial,   estudiantes   que   estén cursando una carrera profesional. 7) La   ley   no   permite   reclutar   menores   de   edad.   La   única   excepción   para   que   un   menor   de   edad   preste   su   servicio   militar,   es   en   un   Colegio   Militar.   En   estos establecimientos   educativos,   tanto   hombres   como   mujeres   prestan   un   servicio   militar   que   puede   ser   voluntario   u   obligatorio   (según   el   colegio)   durante   tres   años (Grados Noveno, Décimo y Undécimo), y tienen la posibilidad de obtener un diploma de bachiller y la Libreta de Reservista de Primera Clase. Ahora   bien,   teniendo   en   cuenta   el   fin   de   las   Fuerzas   Militares   y   el   papel   que   desempeñan   en   el   Estado   y   en   la   sociedad,   es   claro   que   deben   tener   un   estatuto disciplinario    especial.    Es    por    eso    que    los    estatutos    disciplinarios    de    las    Fuerzas    Militares    y    de    la    Policía    Nacional    (Ley    836    de    2003    y    1015    de    2006, respectivamente)   se   diferencias   del   Régimen   Disciplinario   para   los   servidores   públicos   en   general   (Ley   734   de   2002),   en   la   descripción   de   las   faltas   en   que pueden incurrir sus miembros y las sanciones que se les pueden imponer. Precisamente   por   la   índole   de   las   funciones   que   están   llamados   a   ejecutar,   las   que   no   se   identifican   con   las   de   ningún   otro   organismo   estatal.   Los   regímenes especiales   disciplinarios   solo   pueden   comprender   las   regulaciones   íntimamente   vinculadas   con   su   objeto   específico   o   su   Misión   Constitucional   y   Legal.   No sucede   lo   mismo   con   el   procedimiento   que   se   debe   seguir   para   la   aplicación   de   tales   sanciones,   pues   este   si   puede   ser   igual   o   similar   al   que   rige   para   los   demás servidores   públicos,   de   ahí   que   el   legislador   en   la   Ley   734   de   2002,   haya   decidido   establecer   uno   solo   procedimiento;   no   obstante   la   Ley   836   del   2003,   traen   su propio procedimiento, en su estructura son iguales. La   competencia   se   ha   definido   como   el   grado   de   la   jurisdicción,   tiene   por   finalidad   delimitar   el   campo   de   acción,   función   o   actividad   que   corresponde   ejercer   a una   determinada   entidad   o   autoridad   pública,   haciendo   efectivo   de   esta   manera   el   principio   de   seguridad   jurídica.   La   competencia   es   parte   esencial   del   debido proceso   y   presupuesto   de   validez   de   los   actos   que   se   profieren,   pues   si   una   autoridad   expide   un   acto   sin   tener   facultades   para   hacerlo,   este   es   nulo.   En   materia disciplinaria,   también   rige   el   principio   del   juez   natural,   esto   es   aquél   a   quien   la   Constitución   o   la   Ley   le   han   atribuido   el   conocimiento   de   un   determinado   asunto. De   conformidad   con   estos   preceptos,   la   competencia   debe   ser   constitucional   o   legal:   preexistente,   es   decir   anterior   al   hecho   que   motiva   la   actuación   o   proceso correspondiente y explicita. Jamás   en   la   historia   Legislativa   expedida   para   las   Fuerzas   Militares   de   Colombia,   se   ha   consagrado   normativamente   la   investigación   y   sanción   para   los   Soldados Regulares que cometan faltas disciplinarias graves o gravísimas, veamos: ________________________________________________________________________________________________________________ -Decreto 3130 del 17 de diciembre de 1936 “Por el cual se aprueba el reglamento sobre régimen disciplinario en el Ejército”. “(…) Extensión y ejecución de los castigos 4. Pueden imponerse los siguientes castigos. (…) A los soldados a) Reprensión simple – Sin testigos. b) Reprensión formal – En presencia del Comandante de escuadra. c) Reprensión severa – En presencia de la unidad fundamental. d) Presentaciones extraordinarias – Ante el superior que impone el castigo, en uniforme de servicio, con equipo completo. e) Aumento de las horas de trabajo f) Arresto simple – Hasta por cuatro semanas, según se establece para Suboficiales en el inciso e) de este numeral. g) Arresto formal – Hasta por cuatro semanas; se cumplirá́ como queda establecido para Suboficiales en el inciso f) de este numeral. h) Arresto severo – Hasta por catorce días, se cumplirá́ como queda establecido para Suboficiales en el inciso g) de este numeral. i) Aplazamiento del licenciamiento, mientras el individuo cumple algún castigo pendiente. (…)”. ________________________________________________________________________________________________________________ -Decreto 2295 del 21 de diciembre de 1940 “Por el cual se aprueba un reglamento para el servicio del Ejército”. “(…) ARTÍCULO   1o.   Apruébase   el   Reglamento   de   Castigos   Disciplinarios   y   Reclamos   para   el   Ejército   (Regl.   C.   R),   Serie   A.,   número   4,   presentando   por   el   estado   mayor General. En consecuencia, derogase el Reglamento sobre Régimen Disciplinario en el Ejército que había sido aprobado por Decreto número 3130 de 1936. ARTÍCULO   2o.   Las   observaciones   a   que   de   lugar   el   reglamento   en   referencia,   deben   presentarse   al   Estado   Mayor   General   a   fin   de   que,   previo   estudio,   se   tengan en cuentan para posteriores ediciones. ARTÍCULO 3o. La Imprenta del Estado Mayor General editará mil (3.000) ejemplares del Reglamento que se aprueba por el presente Decreto. (…)”. ________________________________________________________________________________________________________________ -Decreto 2302 del 26 de noviembre de 1943 “Por el cual se aprueba y adopta el reglamento para los tribunales de honor”. “(…) ARTÍCULO   1o.   De   conformidad   con   el   Decreto   número   953   de   1940,   Apruébase   y   adóptase   el   reglamento   para   los   Tribunales   de   Honor   (Regl.   T.   H),   elaborado   por el Estado Mayor de las Fuerzas Militares y el cual se clasificará así: Serie A, número 13. ARTÍCULO    2o.    Los    procesos    que    actualmente    se    encuentren    en    curso,    continuarán    desarrollándose    de    acuerdo    con    las    disposiciones    contenidas    en    el Reglamento aprobado por Decreto número 1277 de 1923. PARÁGRAFO. Los procesos de honor que se inicien desde la fecha, deberán someterse a las prescripciones del Reglamento que se aprueba por esté Decreto. ARTÍCULO 3o. Por la Imprenta del Estado Mayor General, se hará́ una edición de 1.500 ejemplares del Reglamento que se aprueba. (…)”. ________________________________________________________________________________________________________________ -Decreto 2175 del 17 de octubre de 1951 “Por el cual se aprueba un Reglamento para el servicio de las Fuerzas Militares”. “(…) ARTÍCULO   1o.   Apruébase   y   adóptase   el   Reglamento   el   Reglamento   de   Régimen   Disciplinario   para   el   personal   de   las   Fuerzas   Militares,   el   cual   se   clasifica   así́: R.F.M.-Publico-Serie A No. 4 (Reglamento R. D.). ARTÍCULO   2o.   La   Sección   de   Imprenta   y   Publicaciones   del   Comando   General   de   las   Fuerzas   Militares   editará   tres   mil   (3.000)   ejemplares   del   Reglamento   que   se aprueba pro el presente Decreto. ARTÍCULO   3o.   Deróganse   los   Decretos   números   2295   de   1940   (diciembre   21),   y   837   de   1942   (marzo   28),   aprobatorios   de   los   reglamentos   de   Castigos Disciplinarios   y   Reclamos   para   el   Ejército   y   de   los   castigos   Disciplinarios   para   la   Armada   Nacional,   respectivamente,   así́   como   todas   las   demás   disposiciones   que sean contrarias al reglamento que se aprueba, el cual regirá́ a partir de la fecha de expedición del presente decreto. (…)”. ________________________________________________________________________________________________________________ -Decreto   2782   del   26   de   octubre   de   1965   “Por   el   cual   se   subroga   el   Reglamento   de   Régimen   Disciplinario   para   las   Fuerzas   Militares,   aprobado   y   adoptado   por   el Decreto número 2175 de 1951”. “(…) CAPÍTULO III. CLASIFICACIÓN DE LAS SANCIONES. ARTÍCULO 47. Las sanciones disciplinarias que se pueden aplicar son las siguientes: (…) d) Para soldados y grumetes: 1. Represión Severa. 2. Sanciones disciplinarias menores. 3. Arresto simple, hasta por 30 días. 4. Arresto severo hasta por 15 días. 5. Fila disciplinaria, hasta por 25 días. (…) ARTÍCULO 48. Sanciones accesorias: (…). b)   Al   soldado   o   grumete   que   se   le   imponga   un   arresto   severo   se   le   descontará,   por   cada   día   que   lo   sufra,   una   suma   equivalente   a   1⁄4   de   la   bonificación,   básico diaria, y 1⁄2 si se trata de fila disciplinaria. Estos   descuentos   tienen   el   carácter   de   multas,   y   se   ordenará   a   los   contadores   Pagadores   mediante   orden   escrita   para   los   Oficiales,   y   por   la   orden   del   día respectivo cuerpo de tropas, o base o repartición para demás personal, debiendo figurar su valor en las listas de revista o nóminas de pagos; c)   Además,   el   alumno,   Suboficial,   Marinero,   Soldado   o   Grumete,   que   sea   sancionado   con   arresto   severo   o   fila   disciplinaria,   según   el   caso,   perderá́   de   hechos   los distintivos o jinetas de buena conducta y los nombramientos honoríficos que se le hubieren otorgado. (…)”. ________________________________________________________________________________________________________________ -Decreto 1776 del 27 de julio de 1979 “Por el cual se expide el reglamento de Régimen Disciplinario para las Fuerzas Militares” “(…) CAPÍTULO III. CLASIFICACIÓN DE LAS SANCIONES. ARTÍCULO 81. Las sanciones disciplinarias que se deben aplicar son las siguientes: (…) d. Para Soldados y Grumetes: (1) Sanciones disciplinarias menores. (2) Reprensión severa. (3) Arresto simple, hasta por treinta (30) días. (4) Arresto severo, hasta por quince (15) días. (5) Separación del Instituto cuando se tratare de Soldados Alumnos o Grumetes. (…) ARTÍCULO 82. Sanciones accesorias: (…) b.   Al   Soldado   o   Grumete   que   se   le   imponga   un   arresto   severo   se   le   descontará   por   cada   día   que   lo   sufra   una   suma   equivalente   a   un   1/4   de   la   bonificación   básica diaria.   Estos   descuentos   tienen   el   carácter   de   multas   y   se   comunicarán   a   los   Contadores   Pagadores   mediante   orden   escrita   para   los   Oficiales   y   por   la   Orden   del Día del respectivo cuerpo de tropa o base o repartición para demás personal, debiendo figurar su valor en las listas de revistas o nóminas de pagos. c.   Además   el   personal   que   sea   sancionado   con   arresto   severo,   perderá́   de   hecho   los   nombramientos   honoríficos   o   la   última   jineta   de   buena   conducta   que   se   le hubiere otorgado. (…)”. ________________________________________________________________________________________________________________ -Decreto 085 del 10 de enero de 1989 “Por el cual se reforma el Reglamento de Régimen Disciplinario para las Fuerzas Militares”. “(…) CAPITULO 3. CLASIFICACION DE LAS SANCIONES. ARTÍCULO 75. Las sanciones disciplinarias que se deben aplicar son las siguientes: (…) d) Para Soldados y Grumetes: 1. Sanciones disciplinarias menores. 2. Reprensión severa. 3. Arresto simple, hasta por treinta (30) días 4. Arresto severo, hasta por quince (15) días. 5. Separación del Instituto cuando se tratare de Soldados Alumnos o Grumetes. (…) ARTÍCULO 76. Sanciones accesorias: (…) b)   Al   Soldado   o   Grumete   que   se   le   imponga   un   arresto   severo   se   le   descontará   por   cada   día   que   lo   sufra   una   suma   equivalente   a   1/4   de   la   bonificación   básica diaria.   Estos   descuentos   tienen   el   carácter   o   de   multas   y   se   comunicarán   a   los   Contadores   Pagadores   mediante   orden   escrita   para   los   Oficiales   y   por   la   Orden   del Día del respectivo Cuerpo de Tropa, Base o Repartición para el resto de personal, debiendo figurar su valor en las nominas de pago. c)   Además   el   personal   que   sea   sancionado   con   arresto   severo,   perderá́   de   hecho   los   nombramientos   honoríficos   o   la   última   jineta   de   buena   conducta   que   se   le hubiere otorgado. (…)” ________________________________________________________________________________________________________________ -Decreto 1797 del 14 de septiembre de 2000 “Por el cual se expide el Reglamento de Régimen Disciplinario para las Fuerzas Militares”. “(…) TITULO IV. DE LAS SANCIONES. CAPITULO I. NORMAS GENERALES. ARTÍCULO 59. DEFINICIÓN. Las sanciones disciplinarias son: 1. Separación absoluta de las Fuerzas Militares: se aplicará a los oficiales, suboficiales y soldados voluntarios o profesionales que incurran en falta gravísima. La   sanción   de   separación   absoluta   de   las   Fuerzas   Militares   dará́   lugar   a   las   sanciones   accesorias   de   inhabilidad   para   desempeñar   cargos   públicos   por   el   término de cinco (5) años y a la pérdida del derecho a concurrir a sitios sociales de las Fuerzas Militares tales como clubes, centros vacacionales, casinos y cámaras. 2. Suspensión hasta por noventa (90) días: se aplicará a oficiales y suboficiales cuando incurran en falta gravísima o grave. 3. Reprensión simple, formal o severa: que se aplicará a oficiales, suboficiales y soldados cuando incurran en faltas leves. (…)”. ________________________________________________________________________________________________________________ -Ley 836 del 16 de julio 2003 “Por la cual se expide el reglamento del Régimen Disciplinario para las Fuerzas Militares”. “(…) TITULO IV. DE LAS SANCIONES. CAPITULO I. NORMAS GENERALES. ARTÍCULO   61.   DEFINICIÓN   DE   LAS   SANCIONES.   Las   sanciones   disciplinarias   son:   1.   Separación   absoluta   de   las   Fuerzas   Militares:   Es   la   cesación   definitiva   de funciones. 2. Suspensión: Consiste en la cesación temporal de funciones en el ejercicio del cargo sin derecho a remuneración. 3. Reprensión: Es la desaprobación expresa que por escrito hace el superior sobre la conducta o proceder del infractor. 4. Las inhabilidades general y especial en los términos de los artículos 44, 45 y 46 de la Ley 734. 5.   Cuando   se   imponga   separación   absoluta   de   las   Fuerzas   Militares,   ello   implica   perdida   del   derecho   a   concurrir   a   las   sedes   sociales   y   sitios   de   recreación   de   las Fuerzas Militares. ARTÍCULO 62. CLASIFICACIÓN DE LAS SANCIONES. 1. Separación absoluta. Para oficiales, suboficiales y soldados voluntarios o profesionales cuando incurran en falta gravísima dolosa. 2.   Suspensión   hasta   por   noventa   (90)   días   sin   derecho   a   remuneración.   Se   aplicará   a   oficiales,   suboficiales   y   soldados   voluntarios   o   profesionales   que   incurran   en falta grave o gravísima. En ningún caso se computará como tiempo de servicio. 3. Reprensión simple, formal o severa. Se aplicará a oficiales, suboficiales y soldados cuando incurran en faltas leves. (…)”. Como   se   puede   apreciar   en   el   referente   normativo,   no   ha   existido   ni   existe   en   la   actualidad,   disposiciones   que   consagren   sanciones   disciplinarias   destinadas   para los   Soldados   Regulares,   Bachilleres   y   Campesinos   cuando   cometan   faltas   graves   o   gravísimas;   solo   se   ha   contemplado   para   faltas   leves,   las   cuales   han   sido sancionadas   disciplinariamente   con   “represión”,   en   las   modalidades   de   simple,   formal   o   severa,   conforme   lo   establece   el   artículo   62   numeral   3º   de   la   Ley   836   de 2003,   en   otrora   se   le   imponían   además   de   la   represión,   el   “arresto   simple,   formal   o   severo”;   pero   jamás   las   sanciones   de   SUSPENSION,   SEPARACION   ABSOLUTA DE LAS FUERZAS MIITARES O DESTITUCION. La   Honorable   Corte   Constitucional,   en   la   Sentencia   C-308   del   29   de   abril   de   2009,   con   Ponencia   del   Magistrado   Dr.   Gabriel   Eduardo   Mendoza   Martelo,   al   estudiar la   demanda   de   inconstitucionalidad   D-7438,   contra   el   artículo   44   (parcial)   de   la   Ley   1015   de   2006   “Por   medio   de   la   cual   se   expide   el   Régimen   Disciplinario   para la Policía Nacional”, siendo demandante el señor Rodrigo Martínez Silva, en sus fundamentos jurisprudenciales hizo las siguientes consideraciones:   “(…) 4. Antecedentes del régimen disciplinario de las fuerzas militares y la Policía Nacional Mediante   Ley   578   de   2000,   el   Congreso   de   la   República   confirió   facultades   extraordinarias   legislativas   al   gobierno   para,   entre   otros   asuntos,   expedir   los reglamentos   de   régimen   disciplinario   y   de   evaluación   de   los   oficiales   y   suboficiales   de   las   Fuerzas   Militares,   así   como   el   reglamento   de   disciplina   y   ética   para   la Policía Nacional. En   desarrollo   de   esas   facultades   el   gobierno   expidió   los   decretos   1797   de   2000,   por   medio   del   cual   se   adoptó   el   reglamento   de   régimen   disciplinario   para   las Fuerzas Militares, y 1798 de 2000, por medio del cual se modificaron las normas de disciplina y ética para la Policía Nacional. Dichos   decretos   no   contenían   disposiciones   disciplinarias   orientadas   específicamente   a   regular   la   situación   de   las   personas   que   se   encontraban   prestando   el servicio militar obligatorio, quienes, en consecuencia, se sujetaban al régimen general aplicable al personal uniformado. Debe   tenerse   en   cuenta,   por   otro   lado,   que   en   la   Ley   4ª   de   1991   se   había   establecido   el   servicio   obligatorio   para   bachilleres   en   la   Policía   Nacional,   como   una modalidad   de   Servicio   Militar   (Art.   29),   y   que   en   ella   se   dispuso   que   las   funciones   que   este   servicio   debe   cumplir   se   limitarán   a   los   servicios   primarios   de   Policía, que   son   aquéllos   que   se   refieren   a   la   protección   de   la   tranquilidad,   salubridad,   moralidad,   ecología   y   ornato   público   tales   como:   vigilancia   en   pesas   y   medidas, ocupación   de   vías   públicas,   ornatos,   conservación   del   medio   ambiente,   mendicidad,   protección   de   ancianos,   menores,   campañas   preventivas   contra   el   consumo de   drogas   y   fundamentalmente   la   función   educativa   hacia   la   comunidad   (Art.   32).   Se   dispuso,   así   mismo   en   la   ley,   que   el   personal   de   bachilleres   que   preste   su servicio   militar   en   la   Policía   Nacional   “…   quedará   sometido   a   las   disposiciones   del   Código   Penal   Militar   y   al   Régimen   Disciplinario   vigente   para   las   Fuerzas Militares” (Art.33) Esa   ley   fue   reglamentada   mediante   Decreto   2853   de   1991,   en   cuyo   artículo   22   se   dispuso   que   “[d]e   conformidad   con   el   artículo   33   de   la   Ley   4ª.   de   1991,   a   los Auxiliares   de   Policía   Bachilleres,   se   les   aplicará   el   régimen   disciplinario,   vigente   para   las   Fuerzas   Militares,   pero   la   competencia   para   conocer   y   sancionar   las   faltas que éstos cometan, la tendrán los oficiales y suboficiales de la Policía Nacional que posean cargo equivalente al de los miembros de las Fuerzas Militares.” La   Corte   Constitucional,   mediante   Sentencia   C-713   de   2001   declaró   inexequible   el   Libro   Segundo   del   reglamento   disciplinario   para   las   fuerzas   militares contenido   en   el   Decreto   1797   de   2000,   por   considerar   que   allí   se   había   modificado   la   estructura   del   Código   Disciplinario   Único   contenido   en   la   Ley   200   de   1995, lo cual excedía las facultades otorgadas por el Congreso al Presidente de la República.  Como   consecuencia   de   lo   anterior,   en   el   año   2001,   el   Ministerio   de   Defensa   presentó   al   Congreso   de   la   República,   un   proyecto   de   ley   dirigido   a   expedir   el reglamento   del   régimen   disciplinario   para   las   Fuerzas   Militares.   Dicho   proyecto   contenía,   por   primera   vez,   unas   previsiones   especiales   aplicables   a   quienes prestaban   el   servicio   militar   obligatorio,   presumiblemente,   en   atención   a   la   consideración   sobre   la   improcedencia,   en   relación   con   esas   personas,   de   las sanciones   de   destitución   y   de   suspensión,   y,   también,   al   distinto   estatus   que   ellas   tienen   frente   al   personal   vinculado   a   las   fuerzas   militares   en   otra   modalidad   de servicio. En   el   correspondiente   acápite   del   proyecto   se   proponía   el   siguiente   régimen   de   sanciones,   que   incluía   un   tratamiento   diferenciado   para   los   soldados   bachilleres y regulares, frente al propio de oficiales, suboficiales y soldados voluntarios o profesionales: Artículo 60. Definición de las sanciones. Las sanciones disciplinarias son: 1. Separación absoluta de las Fuerzas Militares: Es la cesación definitiva de funciones. 2. Suspensión: Consiste en la cesación temporal de funciones en el ejercicio del cargo sin derecho a remuneración. 3.   Prolongación   del   Servicio   Militar   Obligatorio:   Consiste   en   prorrogar   la   permanencia   del   soldado   en   las   filas   militares   por   un   tiempo   que   no   sobrepase   el establecido por la ley o normas de reclutamiento. 4. Reprensión: Es la desaprobación expresa que por escrito hace el superior sobre la conducta o proceder del infractor. Artículo 61. Clasificación de las sanciones. 1. Separación Absoluta: para oficiales, suboficiales y soldados voluntarios o profesionales cuando incurran en falta gravísima. 2.   Suspensión   hasta   por   noventa   (90)   días   sin   derecho   a   remuneración:   se   aplicará   a   oficiales,   suboficiales   y   soldados   voluntarios   o   profesionales   que   incurran   en falta grave. En ningún caso se computara como tiempo de servicio. 3. Prolongación del servicio militar obligatorio hasta por 90 días: Se aplicará a soldados regulares o bachilleres cuando incurran en faltas gravísimas o graves. 4. Reprensión simple, formal o severa: que se aplicará a oficiales, suboficiales y soldados cuando incurran en faltas leves. Como   puede   advertirse,   en   ese   régimen,   según   sus   destinatarios,   era   posible   distinguir   tres   tipos   de   sanciones:   El   primero,   que   comprendía   las   sanciones      de separación   absoluta   de   las   fuerzas   militares   y   de   suspensión,   era   aplicable   a   oficiales,   suboficiales   y   soldados   voluntarios   o   profesionales;   el   segundo,   al   que corresponde   la   sanción   de   Prolongación   del   Servicio   Militar   Obligatorio,   era   aplicable   a   soldados   regulares   o   bachilleres,   y,   finalmente,   el   tercero,   constituido   por la sanción de reprensión, resultaba aplicable a todos los sujetos disciplinables.  Sin   embargo,   durante   el   trámite   del   proyecto   en   el   Congreso   de   la   República   se   suprimieron   los   ordinales   terceros   de   los   anteriores   artículos,   relativos   a   la sanción   de   prolongación   del   servicio   militar   obligatorio,   con   lo   cual   el   texto   que   finalmente   fue   aprobado,   quedó   tal   como   figura   en   el   artículo   62   de   la   Ley   836 de   2003,   que   es   el   que   se   ha   tomado   como   parámetro   de   comparación   para   la   demanda   de   inconstitucionalidad   dirigida   contra   el   régimen   sancionatorio aplicable   a   los   auxiliares   bachilleres   que   prestan   su   servicio   militar   en   la   Policía   Nacional.   Las   correspondientes   normas   de   la   Ley   836   de   2003   son   del   siguiente tenor: Artículo 61. Definición de las sanciones. Las sanciones disciplinarias son: 1. Separación absoluta de las Fuerzas Militares: Es la cesación definitiva de funciones. 2. Suspensión: Consiste en la cesación temporal de funciones en el ejercicio del cargo sin derecho a remuneración. 3. Reprensión: Es la desaprobación expresa que por escrito hace el superior sobre la conducta o proceder del infractor. 4. Las inhabilidades general y especial en los términos de los artículos 44, 45 y 46 de la Ley 734. 5.   Cuando   se   imponga   separación   absoluta   de   las   Fuerzas   Militares,   ello   implica   pérdida   del   derecho   a   concurrir   a   las   sedes   sociales   y   sitios   de   recreación   de   las Fuerzas Militares. Artículo 62. Clasificación de las sanciones: 1. Separación absoluta. Para oficiales, suboficiales y soldados voluntarios o profesionales cuando incurran en falta gravísima dolosa. 2.   Suspensión   hasta   por   noventa   (90)   días   sin   derecho   a   remuneración.   Se   aplicará   a   oficiales,   suboficiales   y   soldados   voluntarios   o   profesionales   que   incurran   en falta grave o gravísima. En ningún caso se computará como tiempo de servicio.
Home Home Quiénes somos Quiénes somos Servicios Servicios Novedades Novedades Publicaciones Publicaciones Video Video Nuestros Profesionales Nuestros Profesionales Aliados Aliados Contacto Contacto
Silvio Quiñones Abogados - CopyRight 2015 - Todos los Derechos Reservados - Info@silvioquinonesabogados.com |Designed by 
Silvio Quiñones Abogados - CopyRight 2015 - Todos los Derechos Reservados - Info@silvioquinonesabogados.com |Designed by 
LOS SOLDADOS REGULARES, BACHILLERES Y CAMPESINOS DE LAS FUERZAS MILITARES DE COLOMBIA NO SON SUJETOS DISCIPLINABLES POR INFRACCIONES QUE CONSTITUYEN FALTAS GRAVES Y GRAVISIMAS EN LA LEY 836 DE 2003
No   existe   en   el   Régimen   Disciplinario   para   las   Fuerzas Militares    de    Colombia,    contenido    en    la    Ley    836    de 2003,    sanción    aplicable    para    la    comisión    de    faltas graves   o   gravísimas   por   parte   de   los   soldados   en   su condición   de   regulares,   bachilleres   y   campesinos,   no obstante    preceptuarse    en    dicho    plexo    normativo    la      conservación   y   mantenimiento   del   orden,   las   virtudes que    deben    poseer    y    fomentar    los    miembros    de    la Institución,     donde     el     ejemplo,     estímulo,     respeto, solidaridad,   compañerismo,   compromiso,   priman   sobre cualquier     otra     consideración,     haciendo     viable     la convivencia   y   el   efectivo   cumplimiento   del   deber   y   de la disciplina. La   constitución   Política   de   Colombia   establece   en   sus artículos    216    y    217    el    fundamento    normativo    de    la existencia   y   funciones   para   la   cual   fueron   creadas   las Fuerzas   Militares   de   Colombia,   donde   sus   miembros tienen   como   la   finalidad   fundamental,   la   defensa   de   la soberanía,   la   independencia,   la   integridad   del   territorio nacional   y   el   orden   constitucional.   La   ley   establece   que todos    los    varones    Colombianos    están    obligados    a definir   su   situación   militar   a   partir   de   la   fecha   en   que cumplan su mayoría de edad, la cual es a los 18 años. Para   que   los   ciudadanos   colombianos   puedan   definir su   situación   militar,   es   necesario   que   se   inscriban   ante el    Distrito    Militar    respectivo,    el    año    anterior    a    que cumplan    su    mayoría    de    edad.    El    servicio    militar obligatorio   podrá   prestarse   en   el   Ejército,   la   Armada,   la Fuerza    Aérea,    la    Policía    Nacional    y    el    INPEC,    en    las siguientes formas y modalidades. En   efecto,   de   conformidad   con   el   artículo   13   de   la   ley 48   de   1993,   las   modalidades   en   las   que   se   presta   el servicio militar obligatorio son las siguientes: “a. Como soldado regular, de 18 a 24 meses. b. Como soldado bachiller, durante 12 meses. c. Como auxiliar de policía bachiller, durante 12 meses. d. Como soldado campesino, de 12 hasta 18 meses.” El    decreto    2048    de    1993,    por    medio    del    cual    se reglamentó    la    ley    48    de    1993    sobre    el    servicio    de reclutamiento        y        movilización,        establece        las modalidades así: “Artículo     8o.     El     servicio     militar     obligatorio     podrá prestarse   en   el   Ejército,   la   Armada,   la   Fuerza   Aérea   y   la Policía      Nacional,      en      las      siguientes      formas      y modalidades. a) Como soldado regular, de 18 a 24 meses; b) Como soldado bachiller, durante 12 meses; c) Como auxiliar de policía bachiller, durante 12 meses; d)   Como   soldado   campesino,   de   12   hasta   18   meses,   la calidad   de   campesino   la   determinará   el   Comandante de la Unidad Táctica correspondiente. (…)”. Se   exime   de   la   prestación   del   servicio   militar   en   todo tiempo   y   lugar   al   pago   de   la   cuota   de   compensación militar en los siguientes casos: 1) A   todos   aquellos   que   padecen   limitaciones   físicas o sensoriales permanentes; 2) A   los   indígenas   que   se   comporten   como   tal,   es decir,      que      residan      en      sus      territorios      nativos, conservando   la   integridad   cultural,   social   y   económica que caracteriza a estos grupos étnicos; 3) A   los   clérigos   de   la   religión   católica   y   similares jerárquicos    de    otras    religiones    siempre    y    cuando    se dediquen permanentemente al culto. 4) A    los    condenados    a    penas    que    tengan    como accesoria la pérdida de los derechos políticos; 5) A   los   hijos   únicos,   jóvenes   cabezas   de   familia   que coadyuven    a    la    coexistencia    de    padres    o    hermanos, hermanos    o    hijos    caídos    en    combate    o    que    hayan adquirido   inhabilidad   absoluta   y   permanente   en   actos del   servicio   o   como   consecuencia   del   mismo   durante la   prestación   del   servicio   militar   obligatorio,   casados, Inhábiles relativos y permanentes; 6) Así   mismo,   como   un   acto   de   reconocimiento   y solidaridad     para     con     los     hijos     de     los     oficiales, suboficiales,   agentes   y   civiles   de   la   fuerza   pública   que ofrendaron   su   vida   en   combate   o   que   perdieron   toda su    capacidad    laboral    en    actos    relacionados    con    la actividad    militar    o    policial,    estudiantes    que    estén cursando una carrera profesional. 7) La   ley   no   permite   reclutar   menores   de   edad.   La única   excepción   para   que   un   menor   de   edad   preste   su servicio    militar,    es    en    un    Colegio    Militar.    En    estos establecimientos     educativos,     tanto     hombres     como mujeres    prestan    un    servicio    militar    que    puede    ser voluntario   u   obligatorio   (según   el   colegio)   durante   tres años   (Grados   Noveno,   Décimo   y   Undécimo),   y   tienen   la posibilidad   de   obtener   un   diploma   de   bachiller   y   la Libreta de Reservista de Primera Clase. Ahora   bien,   teniendo   en   cuenta   el   fin   de   las   Fuerzas Militares   y   el   papel   que   desempeñan   en   el   Estado   y   en la    sociedad,    es    claro    que    deben    tener    un    estatuto disciplinario    especial.    Es    por    eso    que    los    estatutos disciplinarios   de   las   Fuerzas   Militares   y   de   la   Policía Nacional     (Ley     836     de     2003     y     1015     de     2006, respectivamente)       se       diferencias       del       Régimen Disciplinario    para    los    servidores    públicos    en    general (Ley   734   de   2002),   en   la   descripción   de   las   faltas   en   que pueden   incurrir   sus   miembros   y   las   sanciones   que   se les pueden imponer. Precisamente   por   la   índole   de   las   funciones   que   están llamados   a   ejecutar,   las   que   no   se   identifican   con   las de    ningún    otro    organismo    estatal.    Los    regímenes especiales   disciplinarios   solo   pueden   comprender   las regulaciones    íntimamente    vinculadas    con    su    objeto específico    o    su    Misión    Constitucional    y    Legal.    No sucede   lo   mismo   con   el   procedimiento   que   se   debe seguir   para   la   aplicación   de   tales   sanciones,   pues   este si   puede   ser   igual   o   similar   al   que   rige   para   los   demás servidores   públicos,   de   ahí   que   el   legislador   en   la   Ley 734    de    2002,    haya    decidido    establecer    uno    solo procedimiento;   no   obstante   la   Ley   836   del   2003,   traen su propio procedimiento, en su estructura son iguales. La   competencia   se   ha   definido   como   el   grado   de   la jurisdicción,   tiene   por   finalidad   delimitar   el   campo   de acción,   función   o   actividad   que   corresponde   ejercer   a una      determinada      entidad      o      autoridad      pública, haciendo    efectivo    de    esta    manera    el    principio    de seguridad   jurídica.   La   competencia   es   parte   esencial del   debido   proceso   y   presupuesto   de   validez   de   los actos   que   se   profieren,   pues   si   una   autoridad   expide   un acto   sin   tener   facultades   para   hacerlo,   este   es   nulo.   En materia   disciplinaria,   también   rige   el   principio   del   juez natural,   esto   es   aquél   a   quien   la   Constitución   o   la   Ley   le han    atribuido    el    conocimiento    de    un    determinado asunto.     De     conformidad     con     estos     preceptos,     la competencia      debe      ser      constitucional      o      legal: preexistente,   es   decir   anterior   al   hecho   que   motiva   la actuación o proceso correspondiente y explicita. Jamás    en    la    historia    Legislativa    expedida    para    las Fuerzas    Militares    de    Colombia,    se    ha    consagrado normativamente    la    investigación    y    sanción    para    los Soldados   Regulares   que   cometan   faltas   disciplinarias graves o gravísimas, veamos: _ _ ______________ -Decreto   3130   del   17   de   diciembre   de   1936   “Por   el   cual se   aprueba   el   reglamento   sobre   régimen   disciplinario en el Ejército”. “(…) Extensión y ejecución de los castigos 4. Pueden imponerse los siguientes castigos. (…) A los soldados a) Reprensión simple – Sin testigos. b)   Reprensión   formal   –   En   presencia   del   Comandante de escuadra. c)    Reprensión    severa    –    En    presencia    de    la    unidad fundamental. d)    Presentaciones    extraordinarias    –    Ante    el    superior que   impone   el   castigo,   en   uniforme   de   servicio,   con equipo completo. e) Aumento de las horas de trabajo f)   Arresto   simple   –   Hasta   por   cuatro   semanas,   según   se establece    para    Suboficiales    en    el    inciso    e)    de    este numeral. g)    Arresto    formal    –    Hasta    por    cuatro    semanas;    se cumplirá́   como   queda   establecido   para   Suboficiales   en el inciso f) de este numeral. h)   Arresto   severo   –   Hasta   por   catorce   días,   se   cumplirá́ como   queda   establecido   para   Suboficiales   en   el   inciso g) de este numeral. i)     Aplazamiento     del     licenciamiento,     mientras     el individuo cumple algún castigo pendiente. (…)”. _ _ ______________ -Decreto   2295   del   21   de   diciembre   de   1940   “Por   el   cual se aprueba un reglamento para el servicio del Ejército”. “(…) ARTÍCULO   1o.   Apruébase   el   Reglamento   de   Castigos Disciplinarios   y   Reclamos   para   el   Ejército   (Regl.   C.   R), Serie   A.,   número   4,   presentando   por   el   estado   mayor General.    En    consecuencia,    derogase    el    Reglamento sobre   Régimen   Disciplinario   en   el   Ejército   que   había sido aprobado por Decreto número 3130 de 1936. ARTÍCULO    2o.    Las    observaciones    a    que    de    lugar    el reglamento   en   referencia,   deben   presentarse   al   Estado Mayor   General   a   fin   de   que,   previo   estudio,   se   tengan en cuentan para posteriores ediciones. ARTÍCULO   3o.   La   Imprenta   del   Estado   Mayor   General editará   mil   (3.000)   ejemplares   del   Reglamento   que   se aprueba por el presente Decreto. (…)”. _ _ ______________ -Decreto   2302   del   26   de   noviembre   de   1943   “Por   el cual    se    aprueba    y    adopta    el    reglamento    para    los tribunales de honor”. “(…) ARTÍCULO   1o.   De   conformidad   con   el   Decreto   número 953   de   1940,   Apruébase   y   adóptase   el   reglamento   para los   Tribunales   de   Honor   (Regl.   T.   H),   elaborado   por   el Estado    Mayor    de    las    Fuerzas    Militares    y    el    cual    se clasificará así: Serie A, número 13. ARTÍCULO     2o.     Los     procesos     que     actualmente     se encuentren   en   curso,   continuarán   desarrollándose   de acuerdo     con     las     disposiciones     contenidas     en     el Reglamento   aprobado   por   Decreto   número   1277   de 1923. PARÁGRAFO.    Los    procesos    de    honor    que    se    inicien desde   la   fecha,   deberán   someterse   a   las   prescripciones del Reglamento que se aprueba por esté Decreto. ARTÍCULO    3o.    Por    la    Imprenta    del    Estado    Mayor General,   se   hará́   una   edición   de   1.500   ejemplares   del Reglamento que se aprueba. (…)”. _ _ ______________ -Decreto   2175   del   17   de   octubre   de   1951   “Por   el   cual se    aprueba    un    Reglamento    para    el    servicio    de    las Fuerzas Militares”. “(…) ARTÍCULO   1o.   Apruébase   y   adóptase   el   Reglamento   el Reglamento   de   Régimen   Disciplinario   para   el   personal de   las   Fuerzas   Militares,   el   cual   se   clasifica   así́:   R.F.M.- Publico-Serie A No. 4 (Reglamento R. D.). ARTÍCULO   2o.   La   Sección   de   Imprenta   y   Publicaciones del   Comando   General   de   las   Fuerzas   Militares   editará tres    mil    (3.000)    ejemplares    del    Reglamento    que    se aprueba pro el presente Decreto. ARTÍCULO   3o.   Deróganse   los   Decretos   números   2295 de    1940    (diciembre    21),    y    837    de    1942    (marzo    28), aprobatorios      de      los      reglamentos      de      Castigos Disciplinarios    y    Reclamos    para    el    Ejército    y    de    los castigos     Disciplinarios     para     la     Armada     Nacional, respectivamente,       así́       como       todas       las       demás disposiciones   que   sean   contrarias   al   reglamento   que   se aprueba,     el     cual     regirá́     a     partir     de     la     fecha     de expedición del presente decreto. (…)”. _ _ ______________ -Decreto   2782   del   26   de   octubre   de   1965   “Por   el   cual se    subroga    el    Reglamento    de    Régimen    Disciplinario para   las   Fuerzas   Militares,   aprobado   y   adoptado   por   el Decreto número 2175 de 1951”. “(…) CAPÍTULO III. CLASIFICACIÓN DE LAS SANCIONES. ARTÍCULO    47.    Las    sanciones    disciplinarias    que    se pueden aplicar son las siguientes: (…) d) Para soldados y grumetes: 1. Represión Severa. 2. Sanciones disciplinarias menores. 3. Arresto simple, hasta por 30 días. 4. Arresto severo hasta por 15 días. 5. Fila disciplinaria, hasta por 25 días. (…) ARTÍCULO 48. Sanciones accesorias: (…). b)   Al   soldado   o   grumete   que   se   le   imponga   un   arresto severo   se   le   descontará,   por   cada   día   que   lo   sufra,   una suma   equivalente   a   1⁄4   de   la   bonificación,   básico   diaria, y 1⁄2 si se trata de fila disciplinaria. Estos    descuentos    tienen    el    carácter    de    multas,    y    se ordenará   a   los   contadores   Pagadores   mediante   orden escrita    para    los    Oficiales,    y    por    la    orden    del    día respectivo   cuerpo   de   tropas,   o   base   o   repartición   para demás   personal,   debiendo   figurar   su   valor   en   las   listas de revista o nóminas de pagos; c)   Además,   el   alumno,   Suboficial,   Marinero,   Soldado   o Grumete,   que   sea   sancionado   con   arresto   severo   o   fila disciplinaria,    según    el    caso,    perderá́    de    hechos    los distintivos     o     jinetas     de     buena     conducta     y     los nombramientos     honoríficos     que     se     le     hubieren otorgado. (…)”. _ _ ______________ -Decreto   1776   del   27   de   julio   de   1979   “Por   el   cual   se expide   el   reglamento   de   Régimen   Disciplinario   para   las Fuerzas Militares” “(…) CAPÍTULO III. CLASIFICACIÓN DE LAS SANCIONES. ARTÍCULO    81.    Las    sanciones    disciplinarias    que    se deben aplicar son las siguientes: (…) d. Para Soldados y Grumetes: (1) Sanciones disciplinarias menores. (2) Reprensión severa. (3) Arresto simple, hasta por treinta (30) días. (4) Arresto severo, hasta por quince (15) días. (5)    Separación    del    Instituto    cuando    se    tratare    de Soldados Alumnos o Grumetes. (…) ARTÍCULO 82. Sanciones accesorias: (…) b.   Al   Soldado   o   Grumete   que   se   le   imponga   un   arresto severo   se   le   descontará   por   cada   día   que   lo   sufra   una suma   equivalente   a   un   1/4   de   la   bonificación   básica diaria.   Estos   descuentos   tienen   el   carácter   de   multas   y se   comunicarán   a   los   Contadores   Pagadores   mediante orden   escrita   para   los   Oficiales   y   por   la   Orden   del   Día del   respectivo   cuerpo   de   tropa   o   base   o   repartición para   demás   personal,   debiendo   figurar   su   valor   en   las listas de revistas o nóminas de pagos. c.   Además   el   personal   que   sea   sancionado   con   arresto severo,      perderá́      de      hecho      los      nombramientos honoríficos   o   la   última   jineta   de   buena   conducta   que se le hubiere otorgado. (…)”. _ _ ______________ -Decreto   085   del   10   de   enero   de   1989   “Por   el   cual   se reforma   el   Reglamento   de   Régimen   Disciplinario   para las Fuerzas Militares”. “(…) CAPITULO 3. CLASIFICACION DE LAS SANCIONES. ARTÍCULO    75.    Las    sanciones    disciplinarias    que    se deben aplicar son las siguientes: (…) d) Para Soldados y Grumetes: 1. Sanciones disciplinarias menores. 2. Reprensión severa. 3. Arresto simple, hasta por treinta (30) días 4. Arresto severo, hasta por quince (15) días. 5.    Separación    del    Instituto    cuando    se    tratare    de Soldados Alumnos o Grumetes. (…) ARTÍCULO 76. Sanciones accesorias: (…) b)   Al   Soldado   o   Grumete   que   se   le   imponga   un   arresto severo   se   le   descontará   por   cada   día   que   lo   sufra   una suma   equivalente   a   1/4   de   la   bonificación   básica   diaria. Estos   descuentos   tienen   el   carácter   o   de   multas   y   se comunicarán    a    los    Contadores    Pagadores    mediante orden   escrita   para   los   Oficiales   y   por   la   Orden   del   Día del    respectivo    Cuerpo    de    Tropa,    Base    o    Repartición para   el   resto   de   personal,   debiendo   figurar   su   valor   en las nominas de pago. c)   Además   el   personal   que   sea   sancionado   con   arresto severo,      perderá́      de      hecho      los      nombramientos honoríficos   o   la   última   jineta   de   buena   conducta   que se le hubiere otorgado. (…)” _ _ ______________ -Decreto   1797   del   14   de   septiembre   de   2000   “Por   el cual   se   expide   el   Reglamento   de   Régimen   Disciplinario para las Fuerzas Militares”. “(…) TITULO IV. DE LAS SANCIONES. CAPITULO I. NORMAS GENERALES. ARTÍCULO   59.   DEFINICIÓN.   Las   sanciones   disciplinarias son: 1.    Separación    absoluta    de    las    Fuerzas    Militares:    se aplicará     a     los     oficiales,     suboficiales     y     soldados voluntarios     o     profesionales     que     incurran     en     falta gravísima. La    sanción    de    separación    absoluta    de    las    Fuerzas Militares    dará́    lugar    a    las    sanciones    accesorias    de inhabilidad   para   desempeñar   cargos   públicos   por   el término   de   cinco   (5)   años   y   a   la   pérdida   del   derecho   a concurrir   a   sitios   sociales   de   las   Fuerzas   Militares   tales como clubes, centros vacacionales, casinos y cámaras. 2.   Suspensión   hasta   por   noventa   (90)   días:   se   aplicará   a oficiales     y     suboficiales     cuando     incurran     en     falta gravísima o grave. 3.   Reprensión   simple,   formal   o   severa:   que   se   aplicará   a oficiales,   suboficiales   y   soldados   cuando   incurran   en faltas leves. (…)”. _ _ ______________ -Ley   836   del   16   de   julio   2003   “Por   la   cual   se   expide   el reglamento   del   Régimen   Disciplinario   para   las   Fuerzas Militares”. “(…) TITULO IV. DE LAS SANCIONES. CAPITULO I. NORMAS GENERALES. ARTÍCULO    61.    DEFINICIÓN    DE    LAS    SANCIONES.    Las sanciones   disciplinarias   son:   1.   Separación   absoluta   de las    Fuerzas    Militares:    Es    la    cesación    definitiva    de funciones. 2.    Suspensión:    Consiste    en    la    cesación    temporal    de funciones    en    el    ejercicio    del    cargo    sin    derecho    a remuneración. 3.    Reprensión:    Es    la    desaprobación    expresa    que    por escrito   hace   el   superior   sobre   la   conducta   o   proceder del infractor. 4.   Las   inhabilidades   general   y   especial   en   los   términos de los artículos 44, 45 y 46 de la Ley 734. 5.    Cuando    se    imponga    separación    absoluta    de    las Fuerzas   Militares,   ello   implica   perdida   del   derecho   a concurrir   a   las   sedes   sociales   y   sitios   de   recreación   de las Fuerzas Militares. ARTÍCULO 62. CLASIFICACIÓN DE LAS SANCIONES. 1.    Separación    absoluta.    Para    oficiales,    suboficiales    y soldados   voluntarios   o   profesionales   cuando   incurran en falta gravísima dolosa. 2.   Suspensión   hasta   por   noventa   (90)   días   sin   derecho   a remuneración.    Se    aplicará    a    oficiales,    suboficiales    y soldados   voluntarios   o   profesionales   que   incurran   en falta   grave   o   gravísima.   En   ningún   caso   se   computará como tiempo de servicio. 3.   Reprensión   simple,   formal   o   severa.   Se   aplicará   a oficiales,   suboficiales   y   soldados   cuando   incurran   en faltas leves. (…)”. Como   se   puede   apreciar   en   el   referente   normativo,   no ha   existido   ni   existe   en   la   actualidad,   disposiciones   que consagren   sanciones   disciplinarias   destinadas   para   los Soldados   Regulares,   Bachilleres   y   Campesinos   cuando cometan     faltas     graves     o     gravísimas;     solo     se     ha contemplado    para    faltas    leves,    las    cuales    han    sido sancionadas   disciplinariamente   con   “represión”,   en   las modalidades   de   simple,   formal   o   severa,   conforme   lo establece   el   artículo   62   numeral   3º   de   la   Ley   836   de 2003,   en   otrora   se   le   imponían   además   de   la   represión, el    “arresto    simple,    formal    o    severo”;    pero    jamás    las sanciones    de    SUSPENSION,    SEPARACION    ABSOLUTA DE LAS FUERZAS MIITARES O DESTITUCION. La   Honorable   Corte   Constitucional,   en   la   Sentencia   C- 308    del    29    de    abril    de    2009,    con    Ponencia    del Magistrado   Dr.   Gabriel   Eduardo   Mendoza   Martelo,   al estudiar   la   demanda   de   inconstitucionalidad   D-7438, contra   el   artículo   44   (parcial)   de   la   Ley   1015   de   2006 “Por     medio     de     la     cual     se     expide     el     Régimen Disciplinario      para      la      Policía      Nacional”,      siendo demandante   el   señor   Rodrigo   Martínez   Silva,   en   sus fundamentos     jurisprudenciales     hizo     las     siguientes consideraciones:   “(…) 4. Antecedentes    del    régimen    disciplinario    de    las fuerzas militares y la Policía Nacional Mediante   Ley   578   de   2000,   el   Congreso   de   la   República confirió      facultades      extraordinarias      legislativas      al gobierno     para,     entre     otros     asuntos,     expedir     los reglamentos   de   régimen   disciplinario   y   de   evaluación de   los   oficiales   y   suboficiales   de   las   Fuerzas   Militares, así   como   el   reglamento   de   disciplina   y   ética   para   la Policía Nacional. En   desarrollo   de   esas   facultades   el   gobierno   expidió   los decretos   1797   de   2000,   por   medio   del   cual   se   adoptó el   reglamento   de   régimen   disciplinario   para   las   Fuerzas Militares,    y    1798    de    2000,    por    medio    del    cual    se modificaron   las   normas   de   disciplina   y   ética   para   la Policía Nacional. Dichos       decretos       no       contenían       disposiciones disciplinarias   orientadas   específicamente   a   regular   la situación     de     las     personas     que     se     encontraban prestando    el    servicio    militar    obligatorio,    quienes,    en consecuencia,      se      sujetaban      al      régimen      general aplicable al personal uniformado. Debe   tenerse   en   cuenta,   por   otro   lado,   que   en   la   Ley   de    1991    se    había    establecido    el    servicio    obligatorio para    bachilleres    en    la    Policía    Nacional,    como    una modalidad   de   Servicio   Militar   (Art.   29),   y   que   en   ella   se dispuso    que    las    funciones    que    este    servicio    debe cumplir   se   limitarán   a   los   servicios   primarios   de   Policía, que   son   aquéllos   que   se   refieren   a   la   protección   de   la tranquilidad,   salubridad,   moralidad,   ecología   y   ornato público    tales    como:    vigilancia    en    pesas    y    medidas, ocupación   de   vías   públicas,   ornatos,   conservación   del medio   ambiente,   mendicidad,   protección   de   ancianos, menores,   campañas   preventivas   contra   el   consumo   de drogas   y   fundamentalmente   la   función   educativa   hacia la   comunidad   (Art.   32).   Se   dispuso,   así   mismo   en   la   ley, que   el   personal   de   bachilleres   que   preste   su   servicio militar   en   la   Policía   Nacional   “…   quedará   sometido   a   las disposiciones   del   Código   Penal   Militar   y   al   Régimen Disciplinario vigente para las Fuerzas Militares” (Art.33) Esa   ley   fue   reglamentada   mediante   Decreto   2853   de 1991,     en     cuyo     artículo     22     se     dispuso     que     “[d]e conformidad   con   el   artículo   33   de   la   Ley   4ª.   de   1991,   a los   Auxiliares   de   Policía   Bachilleres,   se   les   aplicará   el régimen   disciplinario,   vigente   para   las   Fuerzas   Militares, pero   la   competencia   para   conocer   y   sancionar   las   faltas que     éstos     cometan,     la     tendrán     los     oficiales     y suboficiales   de   la   Policía   Nacional   que   posean   cargo equivalente     al     de     los     miembros     de     las     Fuerzas Militares.” La   Corte   Constitucional,   mediante   Sentencia   C-713   de 2001     declaró     inexequible     el     Libro     Segundo     del reglamento    disciplinario    para    las    fuerzas    militares contenido   en   el   Decreto   1797   de   2000,   por   considerar que   allí   se   había   modificado   la   estructura   del   Código Disciplinario   Único   contenido   en   la   Ley   200   de   1995,   lo cual   excedía   las   facultades   otorgadas   por   el   Congreso al Presidente de la República.  Como   consecuencia   de   lo   anterior,   en   el